Cultores aragüeños cautivaron con su obra llena de magia a los estudiantes | FOTO PRENSA SSPPC

**Titiriteros presentaron la obra Tacarigua: Libro de agua, la cual relata una historia de amor alrededor del lago Los Tacarigua.

CIUDAD MCY.- Concibiendo las culturas indígenas como sinónimo de humanismo, lucha social y maravilloso estado de conciencia en comunión con la naturaleza, los cultores aragüeños Alejandro Jara, Iraima Vásquez y Fernando Correa presentaron este martes, en la Casa de la Cultura de Maracay, la obra de títeres Tacarigua: Libro de agua, actividad impulsada por el Gobierno Bolivariano de Aragua a través de la Secretaría de Cultura, donde participaron más de 40 estudiantes de cuarto grado de la Escuela Felipe Guevara Rojas.

La obra, que cuenta con asesoría escénica de Mariotzi Carmona, relata una novedosa historia de amor alrededor del lago Los Tacarigua, entre Yalá-Yalá y Jolotzí, donde muestran la maravillosa esencia humanista implícita en los petroglifos, figuras de arcilla y demás rituales de los pueblos originarios aragüeños.

Tacarigua: Libro de agua invita a los jóvenes a reflexionar sobre la complejidad pluridimensional implícita en la lucha indígena por su dignidad ancestral, deuda histórica aún sin resolver luego de resistencias heroicas que datan de hace más de 500 años.

“Ser indígena trasciende colores de piel, raza o tipo de sangre, para convertirse en maravilloso estado de conciencia, de vivir en profunda y coherente comunión con la Madre Naturaleza. Todos debiéramos ser indígenas para lograr la efectiva defensa de la humanidad y el planeta”, acotó el músico y percusionista Fernando Correa.

Luego de la obra, el coordinador de investigación de la Secretaría de Cultura, Emilio Cabrera, conversó de forma amena con los chamos sobre cómo la Revolución Bolivariana ayuda a las etnias venezolanas a reafirmar su identidad, cultura, territorio y derechos constitucionales, mientras indaga en relaciones de dominación labradas por modelos hegemónicos, filosofías y formas de mirar “aprendidas” hacia los pueblos originarios, que suelen quedarse en la superficie, sin captar la genuina esencia de los acontecimientos históricos, signados por las apariencias, velocidad y visibilidad inmediata.

“Fuimos invitados a representar a Venezuela con esta obra, en varios festivales internacionales de títeres a realizarse en las ciudades mexicanas de Puebla, Tlaxcala e Hidalgo, donde esperamos dejar muy en alto la esencia humanista de nuestras etnias, concebidas como sinónimo de integración social”, finalizó el titiritero Alejandro Jara.

Información PRENSA SSPPC