**“Paciencia y más paciencia, conciencia y más conciencia, constancia y más constancia para tener Patria”. Hugo Chávez

SUMIRÉ FERRARA

El Día de la Resistencia Indígena, el Día de la Patria India, el día en que nuestros pueblos originarios comenzaron a luchar por la defensa de sus tierras, sus creencias y sobre todo, por su dignidad fue un 12 de octubre. Fecha que gracias a la revolución bolivariana ya no es para rendirle tributo a Cristóbal Colón y a los españoles como salvadores, tampoco para enaltecer el “Día de la Raza” pues con las clases magistrales de nuestro Comandante Eterno, quedamos convencidos que siendo la historia un arma para la conciencia, siempre la tramaron, la acondicionaron; el pueblo por largas décadas no supo que en 1492 se inició aquel proceso de atropello y violencia que llamaron colonización o evangelización, cuando verdaderamente se originó el genocidio más grande de nuestra historia. Por eso hoy, conscientes del verdadero significado de este día nos enorgullecemos de la valentía y firmeza de nuestros guerreros y guerreras aborígenes, de los 526 años de rebeldía ante el dominio de un ejército que nunca descubrió a América sino que la invadió, la masacró y acabó con la paz de centenares de niños, niñas, hombres y mujeres nativas de un territorio que quedó bañado de sangre india, de mártires que jamás se doblegaron ante el yugo español. “¡Viva la Resistencia Indígena! ¡Viva la Patria India! ¡Un abrazo comprometido a todos nuestros hermanos aborígenes!”.

CARTAS DE LA DIGNIDAD

En honor a la sangre aborigen que regó estas sagradas tierras; nuestro Libertador Simón Bolívar, escribió hace 200 años las cartas de la dignidad, respuesta antiimperialista frente a las pretensiones injerencistas de Juan Irvine, emisario del gobierno norteamericano que 1818 acusa severamente al Padre de la Patria de impedir decisiones estadounidenses; pues los que siempre han querido ser los dueños del mundo, pretendían ingresar dos barcos a Venezuela sin autorización del gobierno patriota. Bolívar sin caer en sus provocaciones e insultos, le deja muy claro que no permitiría que se “ultraje ni desprecie al gobierno y a los derechos de Venezuela”. “Lo mismo es para Venezuela combatir contra España que contra todo el mundo entero, si todo el mundo la ofende”.

Asimismo en 1829, le escribe a Patricio Campell: “Los Estados Unidos de Norteamérica, parecieran destinados por la providencia para plagar de hambre y miseria a la América Latina, en nombre de la libertad”. Vaya que premonición y cuánto nos ha costado sacudirnos ese yugo, que hace 200 años avizorara nuestro libertador.

@SumireFerrara
mujeryrevolucionaragua@gmail.com