CIUDAD MCY.- Como ya es costumbre, el estado Aragua se vestirá de fiesta en el mes de noviembre, esta vez del 15 al 25, cuando se inicie la octava edición del Festival Otro Beta, que en esta oportunidad se celebrará simultáneamente en espacios urbanos de la entidad y en las costas de Choroní.

Bajo el lema “Amor”, el maratón de conciertos, que se extenderán durante dos fines de semana, recibirá a una gran cantidad de artistas no solo musicales sino de diversas disciplinas del arte como danza, teatro y baile, entre otras.

“Nosotros tratamos siempre de servir de puente, servir de bisagra, para que los nuevos talentos puedan conocer y reconocer lo que otros artistas han hecho antes de ellos, lo que significan nuestras raíces y logramos ver cómo congeniamos ese binomio en el que puedan estar artistas emergentes y artistas consagrados”, explicó a AVN el artista de hip hop Kronopio, quien se encarga de la coordinación general del festival.

Y es que Otro Beta ha recibido a artistas de la talla de Francisco Pacheco y su pueblo, Serenata Guayanesa, El Sexteto Juventud, así como a agrupaciones locales como Son de Chuao, y artistas urbanos como Gregory Palencia, Deja Vu, Acapella y Lil Supa, entre otros.

“Eso permite que los jóvenes vayan a escuchar sus artistas pero también puedan invitar a sus padres a que degusten musicalmente al Sexteto Juventud. Que se logre esa armonía y que podamos entender que la música es muy amplia, que el arte es muy amplio, que la cultura es muy amplia y que tenemos que construir espacios en los que podamos estar todos y todas”.

La ciudad de Maracay ha sido la locación del Festival durante sus siete ediciones, sin embargo, en esta oportunidad, El Otro Beta, tendrá una sucursal en Choroní, donde se instalarán tarimas en la playa, el malecón y la cancha de Puerto Colón durante el primer fin de semana de conciertos del 15 al 18 de noviembre.

Dentro de las locaciones que este año formarán parte del Otro Beta repiten el Café Caramba, Teatro de la Ópera y Ara Café en Maracay. Se incorporará la Heladería Twister y esperan por la confirmación de otros dos espacios.

En paralelo se habilitarán locaciones a cielo abierto como la ya conocida Mini Arena en la Plaza de Toros de la Maestranza.

Participación abierta

Una de las particularidades del Otro Beta es que permite la incorporación del talento emergente. Para ello, este año se habilitó en la página web del festival: www.festivalotrobeta.com, para las agrupaciones o individualidades que deseen proponerse para participar en esta edición. Las postulaciones estarán abiertas hasta el próximo 15 de octubre.

Hasta el pasado viernes, en menos de 24 horas de iniciado el proceso de postulaciones, ya se habían registrado unas 83 bandas o agrupaciones artísticas.

Kronopio explicó que será a partir de las agrupaciones o bandas que se postulen, que se diseñará la programación del festival.

“Por lo general siempre hay una gran demanda de reggae o de rap, seguramente este año habrá una gran demanda de trap”.

La planilla de postulación servirá como una especie de censo del cual se podrán organizar otras actividades y enlazar con otros festivales en el país y fuera de sus fronteras.

Kronopio informó también que se tiene prevista la participación de un proyecto musical y teatral para niñas y niños, a cargo de una artista brasilera residenciada en Colombia, quien posiblemente ofrezca funciones en Choroní y varias escuelas de Maracay.

Amor

“Amor” es el lema que este año moviliza al Otro Beta como un espacio de encuentro para las artes, para la familia y para todos los gustos.

“Creemos que estamos pasando por una situación bastante difícil en el mundo, no solamente en Venezuela, y creemos que el amor es una razón muy importante para perdonar, sanar heridas, comprender, releer las cosas que han pasado en nuestras historias y que a partir del amor muchas de estas cosas pueden estar presentes para transformar la sociedad en la que vivimos”.

Una industria cultural

Kronopio expresó que durante los ocho años que se ha hecho el festival, se han conseguido con personas y agrupaciones que apuestan por lo hecho en Venezuela como materia de exportación. Por ello, considera que es necesario darle continuidad a este tipo de eventos que permiten dar a conocer el talento nacional y promoverlo en el exterior como parte de nuestra marca país.

“Para nosotros es un reto que demuestra que en Venezuela hay mucha gente que sigue trabajando y apostando por construir desde el punto de vista de las artes y la cultura. Es también para nosotros una muestra que nos permite demandar con mucha más fuerza la necesidad de la construcción de una industria cultural, que exista una política inclusiva e integral, que todos los entes que tienen que ver con esto; ministerios de Turismo, Transporte, Cultura, Comunicación se sienten en una mesa y se den cuenta de la gran cantidad de agrupaciones que hay”.

En ese sentido propuso la creación de un motor dedicado a la cultura, a la cual considera una oportunidad de aporte económico para la nación, así como la incorporación de la empresa privada a este tipo de eventos, tanto para patrocinar a los jóvenes talentos como para participar en los conciertos con ventas de comida, bebidas, entre otros.

AVN