CIUDAD MCY.- La dirigente del partido político peruano Fuerza Popular, Keiko Fujimori, hija del dictador de Perú, Alberto Fujimori, fue detenida en Lima, capital del país, mientras se encontraba en Fiscalía.

La detención preliminar se originó cuando Fujimori brindaba sus declaraciones en la sede del Ministerio Público, por las acusaciones que pesan sobre ella debido a aportes irregulares y lavado de activos durante su campaña presidencial de 2011.

En esos instantes, el juez Richard Concepción Carhuancho consideró que las pruebas entregadas no fueron suficientes para defenderse de los delitos que se le imputan y decidió dejarla bajo custodia.

La hija del dictador será trasladada a una dependencia policial, en la que permanecerá durante los próximos diez días, plazo en el que se desarrollarán las pesquisas iniciales para determinar si, finalmente, se solicitará o no una orden de detención preventiva, lo que implicaría que la excandidata presidencial pueda pasar a la cárcel para ser investigada con mayor detalle.

TELESUR