CIUDAD MCY.- Cuba denunció este lunes ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) el aumento de la politización que se le otorgan a los temas relacionados con los Derechos Humanos, especialmente a todos los países del contienen Suramericano.

La representante permanente de Cuba ante la ONU, Anayansi Rodríguez, exhibió como ejemplo los acontecimiento contra la nación cubana que pretende ejecutar este martes el gobierno de los Estados Unidos, en la sala del Consejo Económico y Social (Ecosoc), uno de los órganos principales de la ONU.

Asimismo, expuso que emplear el nombre y los predios de las Naciones Unidas para agredir a uno de los miembros del ente es una evidente violación de los propósitos y principios de la Carta de la ONU, y de las normas de esta organización para la celebración de sus reuniones, reseñó Prensa Latina

Rodríguez durante el diálogo interactivo con la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, declaró que la politización que se le otorga a los temas relacionados con los Derechos Humanos, es parte de una campaña de difamación que se tiene contra la isla.

De igual manera, manifestó que estas acciones constituyen un nuevo ultraje a la soberanía de los cubanos y un irrespeto a su libre determinación.

En ese contexto, la misión de Cuba ante la ONU rechazó y pidió a la secretaría la cancelación de los eventos anticubano orquestado por EEUU en las Naciones Unidas.

En la Segunda Comisión de la ONU, la diplomática señaló que el Gobierno estadounidense escasea de autoridad moral para juzgar a la nación caribeña mientras la administración de Trump impulsa una agenda con pensamientos supremacistas, racistas y xenófobas.

El Departamento de los Estados Unidos, informó de su intención de emplear la sala del Ecosoc de la ONU para el lanzamiento de la campaña denominada ‘Jailed for what’ (Encarcelado por qué), en contra de Cuba, a través de un comunicado de prensa que extendió el pasado viernes.

Por su parte, la comisión de Cuba expresó mediante un informe que el acto promovido por Washington tiene como principal objetivo empañar el nombre de las Naciones Unidas en un evento contra uno de los Estado miembro de la organización, lo cual va en sentido opuesto a la determinación y principios de la Carta de la ONU.

«El evento es una farsa política del peor gusto, edificada sobre falsos argumentos y con actores de reparto, algunos de procedencia cubana, quienes con oscuro historial al servicio de una potencia extranjera», afirmó Cuba en el texto.

Rodríguez, en la discusión extendió una carta de protesta al secretario general, António Guterres, y a otros altos funcionarios de la secretaría de la organización por los actos contra la nación caribeña.

AVN