CIUDAD MCY.- Las fuertes lluvias registradas en los últimos días han dejado a miles de personas afectadas, principalmente en los sectores Saint Helena-Kelly y Sangre Grande en Trinidad y Tobago.

El primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, decretó este lunes desastre nacional y el Gobierno permanece en mesas de diálogo para acordar medidas de contingencia, reseña Telesur.

En las próximas horas se espera que se establezca una sesión de ministros para establecer un presupuesto de 25 millones de dólares trinitenses para atender la emergencia.