CIUDAD MCY.- La Fiscalía del Tribunal Supremo de España formaliza acusación contra los líderes separatistas catalanes por los delitos de sedición y rebelión, reseñó el portal web RT.

La Procuraduría solicita 25 años de prisión, y otros 25 años de inhabilitación para cargo público, para el exvicepresidente de Cataluña, Oriol Junqueras, al que considera el líder de la rebelión.

Asimismo, 16 años para cada uno de los cinco exconsejeros que permanecen en prisión preventiva: Jordi Turull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Dolors Bassa y Josep Rull.

Para presidentes de las organizaciones Assemblea Nacional de Catalunya, Jordi Sànchez, y Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, piden una pena de 17 años, la misma que para la expresidenta del Parlamento catalán, Carme Forcadell.

Este pronunciamiento llega poco después de la decisión de la Abogacía del Estado, que se limitó a acusar a los líderes soberanistas de sedición, malversación y descartó el delito de rebelión, al considerar que no hubo alzamiento violento.

Suma de pena por malversación y rebelión

La rebelión más la malversación sumarían una pena de entre 15 y 30 años de cárcel, mientras que la sedición agravada con malversación implicaría un mínimo de 14 y un máximo de 27, si bien la pena se reduciría considerablemente si los acusados devuelven el dinero que habrían malversado.

Por otra parte, la Fiscalía de la Audiencia Nacional acusó al exmayor de los Mossos d’Esquadra, Josep Lluis Trapero, del delito de rebelión por el que podría pasar 11 años en prisión.

Dichas acusaciones se extienden al exdirector de la Policía autonómica de Cataluña, Pere Soler, y al exsecretario general de Interior de esa provincia española, César Puig.

El portavoz de Jueces para la Democracia, Juan Antonio Lozano, declaró a la agencia de noticia RT que “el procedimiento sigue sus cauces habituales y ordinarios”.

AVN