CIUDAD MCY.- La anulación por parte del Tribunal Supremo de un fallo que obligaba a la banca a pagar una serie de impuestos hipotecarios que habitualmente recaían sobre los clientes creó un gran malestar social en España que desencadenó en varias convocatorias de protesta.

La primera se realizó frente al propio Tribunal Supremo y la que se espera más multitudinaria se realizará el 10 de noviembre por la tarde en el mismo lugar.

“Gana la banca y pierden los ciudadanos. La independencia del Tribunal Supremo está en entredicho; la democracia debilitada. La vergüenza y la rabia deben convertirse en una gran movilización cívica este sábado, 10 de noviembre para defender los derechos de la mayoría frente a los privilegios de una minoría”, señaló Pablo Iglesias, líder de Podemos.

El Pleno de la Sala III del Tribunal Supremo decidió el 6 de noviembre, tras dos días de deliberación, desestimar los recursos planteados y volver al criterio anterior, que obliga al cliente a pagar los impuestos asociados al préstamo hipotecario.

Información SPUTNIK