CIUDAD MCY.- El vicepresidente Álvaro García Linera dijo este martes que el paro convocado para el 6 de diciembre por algunos sectores cívicos es una medida que causará perjuicio y daño económico al país, en rechazo a la repostulación del presidente Evo Morales y el vicepresidente Álvaro García Linera en las elecciones primarias.

“El que quiere protestar tiene derecho, que lo haga; pero los que amamos Bolivia trabajaremos (…) con un paro, con un bloqueo nadie gana, Bolivia pierde, es un día menos de trabajo, es un día menos de riqueza, un día menos de salario, es un día menos de estabilidad y crecimiento”, dijo a los periodistas.

A su juicio, esa medida es impulsada por sectores que pretenden “llevar al desastre al país”, como ocurrió en otros países de América Latina, que dieron paso a regímenes de derecha.

“Nosotros queremos preservar este crecimiento y mejorar este crecimiento, un día de trabajo representa progreso; nuestra preocupación es el empleo, la estabilidad para todos; lo importante de la familia boliviana es producir y lo estamos haciendo de una manera eficiente”, enfatizó.

El Vicepresidente considera que la postura de sectores de oposición y las plataformas ciudadanas es política y que tiene el propósito de buscar la desestabilización del país.

GUARIMBAS BOLIVIANAS

La derecha boliviana busca convulsionar la vida política al confirmarse la confluencia de marchas de agrupaciones ciudadanas y un paro nacional de comités cívicos controlados por la derecha jueves 6 de diciembre para exigir la inhabilitación de la nueva candidatura presidencial del izquierdista Evo Morales.

La decisión de la asamblea paceña —una organización sin reconocimiento legal, pero fortalecida por el apoyo de la alcaldía local y la estatal Universidad Mayor de San Andrés, la más grande del país— reforzaba la presión opositora que busca impedir que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) avale la repostulación de Morales.

ABI