El padre Jesús Díaz bendijo el nacimiento que se encuentra dentro de la Catedral de Maracay | FOTOS JOSÉ MANUEL PEÑALVER

**Las ceremonias culminan con el nacimiento del Niño Jesús e inician a las 7:00 am.

CIUDAD MCY.- Desde este domingo y hasta el 24 de diciembre, en la Catedral de Maracay se realizan las tradicionales Misas de Aguinaldo a las 7:00 am, con el padre Jesús Díaz, celebración que data desde la Colonia y culmina con el Nacimiento del Niño Dios.

Es de señalar que cantar aguinaldos y villancicos en los templos de Venezuela es un privilegio concedido por el Vaticano a la Iglesia de este país, aprobado por el Papa León XIII; prácticamente, en ningún otro se realizan estas misas, a excepción de Filipinas y España, específicamente en las Islas Canarias.

En muchas poblaciones del interior del país todavía se conserva la costumbre de llamar para misa desde las cuatro de la mañana, convirtiéndose la plaza Bolívar en el epicentro de tertulias, juegos y venta de comidas típicas en los momentos previos y posteriores a la celebración.

Dentro de las iglesias se colocan muy creativos pesebres, aunque todavía sin la figura del Niño Dios, que se coloca después del 24 en la noche, y la Catedral de Maracay no fue la excepción.

La feligresía desde tempranas horas de la mañana colmó la iglesia para celebrar todos en hermandad.

Por este motivo, desde tempranas horas de este domingo los maracayeros colmaron la iglesia para escuchar las palabras del párroco Jesús Díaz, en este inicio de las festividades previas a la llegada del Niño Dios.

Cabe mencionar que durante estas misas los sacerdotes utilizan la vestidura litúrgica blanca que son propias de la Navidad, ya que son ícono de alegría y regocijo. Duran nueve días como forma simbólica de los meses de gestación de la Virgen María.

Se celebran desde la época colonial. La novena busca preparar espiritualmente a los católicos para la unión y valores que tanto necesita el país. En cada misa de aguinaldo se tocan temas de reflexión, esperanza y autoevaluación para ser mejores cada día.