CIUDAD MCY.- El ministro para la Defensa, General en Jefe, Vladimir Padrino López, se unió este lunes a la conmemoración de los 188 años del fallecimiento del Libertador Simón Bolívar, el 17 de diciembre de 1830 en Santa Marta, Colombia y destacó que las huellas del Padre de la Patria «continúan marcando el rumbo de la incesante batalla por preservar la integridad y la paz de la República».

A través de un comunicado, Padrino López resaltó que «hoy la unión cívico militar enaltece su legado, promoviendo la integración y cooperación entre naciones e impulsando la construcción de un mundo multicéntrico, pluripolar, de derecho y de justicia, de respeto a los derechos humanos y a la autodeterminación de los pueblos».

Por otra parte, a través de su cuenta Twitter, Padrino escribió: «Recordamos a Bolívar el día de su paso a la inmortalidad, pero lo evocamos vivo, desde Angostura, en su esplendor: «El clamor de Venezuela es paz y libertad: nuestras armas conquistarán la paz, y vuestra sabiduría nos dará la libertad». Padre Bolívar! Confía en tus hijos e hijas!».

El mensaje del ministro estuvo acompañado del comunicado que emitió el Ministerio del Poder Popular para la Defensa para resaltar el paso a la eternidad y rememorar los 188 años de la muerte del Libertador.

En 1813 se le confirió a Bolívar el título de Libertador por el entonces gobernador de Caracas, Cristóbal Mendoza. El padre de la Patria fundó las bases políticas y jurídicas de las instituciones que tendrían como finalidad la defensa de la soberanía de las naciones liberadas para el desarrollo de los nuevos ciudadanos americanos.

A continuación el texto íntegro:

«… Nada de lo hecho hasta ahora
se asemeja a lo que habéis hecho,
y para que alguno pueda imitaros
será preciso que haya un mundo por libertar…
Con los siglos crecerá vuestra gloria,
… como crece la sombra cuando el sol declina.»
(Arenga a Bolívar por el Dr. José Domingo Choquehuanca, 1825).

Cuando la desgarradora presencia de la muerte oscureció la quinta San Pedro Alejandrino, aquel 17 de diciembre de 1830; se consolidó la figura sempiterna del Libertador Simón Bolívar, y brilló con fuerza irreductible, el fuego que avivó la lucha contra la esclavitud, la ignominia y el despotismo. Su espíritu, fuerza y convicción, trascendieron el plano terrenal convirtiéndose en el ideario de generaciones que jamás quebrantarán la noble causa por la cual selló su paso a la inmortalidad: ¡La libertad!.

Desde entonces, todo se ha colmado con su inmarcesible gesta. ¡Genio de américa!, ¡visionario y precursor de la unidad latinoamericana!… La patria grande contiene su nombre, su esencia, su vorágine emancipadora. Por eso, el coraje, la dignidad y valentía, han signado el sendero de lucha de los hombres y mujeres de estos tiempos, inspirando a los movimientos progresistas del mundo entero.

Por la Revolución Bolivariana exalta su nombre, porque Bolívar es omnipresente; es grito aguerrido, es sable blandiente, es lanza empuñada, es combate que resuena y se atrinchera en la conciencia colectiva de todo un continente, y muy especialmente de su amado pueblo venezolano, para enfrentar una y mil veces, por los siglos venideros, las ambiciones imperialistas, la opresión y la tiranía.

Las huellas del Libertador continúan marcando el rumbo de la incesante batalla por preservar la integridad y la paz de la República. Hoy, la unión cívico militar enaltece su legado, promoviendo la integración y cooperación entre naciones e impulsando la construcción de un mundo multicéntrico, pluripolar, de derecho y de justicia, de respeto a los derechos humanos y a la autodeterminación de los pueblos.

¡Bolívar! Tu magnánimo pensamiento permanecerá a salvo en las soldadas y los soldados patriotas que integran la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, tu espada libertaria continúa desenvainada para concluir tu obra.

«¡Chávez vive!… ¡la patria sigue!»
«¡Independencia y patria socialista!…
¡Viviremos y venceremos!»

Vladimir Padrino López
General en Jefe

AVN