Con esta obra teatral se pone una vez más de manifiesto el talento venezolano | FOTO CORTESÍA

CIUDAD MCY.- Mujermente hablando es una pieza de la venezolana Mariozzi Carmona Machado, que trata de dos mujeres que narran su propia historia, interpretan sus miedos y deseos, y a la vez cuentan las de otras mujeres, al desdoblarse en prostitutas, monjas, activistas sociales, siendo ellas mismas y también otras.

Esta obra será actuada por las reconocidas actrices del teatro hispano neoyorquino Emely Grisanty y Rosa Bustamante, bajo la dirección de Walter Ventosilla, con la producción ejecutiva de Alex Vásquez Escaño, para Teátrica, en tres únicas funciones, del jueves 10 al sábado 12 de enero, a las 7:00 pm, en The Producers Club, ubicado en 358 West 44th Street, entre Séptima y Octava Avenida, Manhattan, Nueva York.

Dicha pieza teatral cuenta con la producción general de la venezolana Wendy Angulo, forma parte del Proyecto Maracay/Nueva York organizado por Teátrica y el Teatro de Cámara de Maracay para estimular el intercambio dramatúrgico entre autores hispanos de la Gran Manzana y venezolanos. Para abril de 2019 se estrenará en Maracay Yoleros, del dramaturgo dominicano Álex Vásquez Escaño.

La obra es dirigida por Walter Ventosilla, teórico, dramaturgo, director y pedagogo teatral peruano, con más de 43 años de experiencia. Ha obtenido los premios HOLA, ACE y ATI, por piezas como Oh! Yantay, Edipo, La canción del soldado, El mandatario idiota y El pez gordo. En 2011 concluyó un proyecto de teatralidad andina gracias a una subvención del Museo Smithsonian de Washington con la obra El guerrero inca.

DECIR LO QUE NO SE PUEDE

Mujermente hablando trasciende más allá del encuentro de dos mujeres que se juntan para jugar en escena e interpretar sus miedos y deseos. La razón es simple: se trata de hacer y decir lo que no se puede, lo que se considera falta de decoro, gracias a los convencionalismos sociales. Al mismo tiempo que narran su propia historia, siempre en constante confrontación, cuentan las de otras mujeres. Mujermente hablando se estrenó en Ciudad de México en 2005 y estuvo en escena hasta 2017, bajo la dirección de Daniela Esquivel. Recientemente, en octubre pasado, se realizó una lectura dramatizada en el Teatro Latea, Bajo Manhattan, que generó excelentes comentarios.

En abril de 2013, en el Teatro La Capilla, de Coyoacán, se develó una placa, por la Compañía Luna y Señas, al celebrar más de cinco años en repertorio, develación que realizó la escritora Laura Esquivel, la conocida autora de Como agua para chocolate, junto a la investigadora y dramaturga mexicana Norma Román Calvo, con la presencia de su autora Mariozzi Carmona Machado.

LO QUE CUENTA LA AUTORA

La dramaturga Mariozzi Carmona Machado sostiene que en estos tiempos en los que emergen movimientos sociales que exigen respeto a la integridad de la mujer, Mujermente hablando es una suerte de testimonio que alude a dos temas puntuales: “el miedo, por una parte; y, por la otra, exponernos a ser tan capaces como nuestros pares”.

Para Mariozzi, el texto tiene un carácter íntimo: “Es una obra de mujeres por mujeres que desean hablar de algunas cosas, que las más de las veces tenemos que callar”.