En reunión del Consejo de Seguridad de la ONU, Venezuela recibió el espaldarazo de naciones de diversas latitudes FOTO TELESUR

**El Gobierno venezolano, junto a su pueblo, ha recibido apoyo en escenarios del multilateralismo y expresiones de apoyo de grupos sociales, políticos e intelectuales en favor de la Patria de Bolívar**

CIUDAD MCY.- La ofensiva de Estados Unidos, Europa y sus aliados de la región contra Venezuela ha generado un amplio rechazo en el mundo, donde se ha visto crecer el respaldo al gobierno constitucional de Nicolás Maduro y al pueblo venezolano.

En el ejercicio de una política agresiva, el Gobierno estadounidense sufrió derrotas consecutivas ante la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Organización de Naciones Unidas (ONU) en su intento por acumular adeptos en la ejecución de un golpe de Estado en Venezuela.

TRIUNFO EN LA OEA

La mayoría de los países integrantes de la OEA no respaldó la resolución aprobada en Washington que avala las acciones injerencistas y golpistas dirigidas por el Gobierno de Estados Unidos contra Venezuela.

De los 34 países que conforman la organización, 18 no suscribieron la declaración que igualmente fue aprobada por una minoría de 16 países, con el propósito de acentuar el asedio contra el país suramericano.

Durante el discurso de Mike Pompeo en la sesión, la activista Medea Benjamin, de la organización Code Pink, levantó una pancarta que rezaba “OEA no apoyes un golpe de Estado en Venezuela” antes de ser desalojada de la sala.

ONU NO RESPALDÓ EL GOLPISMO

El Gobierno de Venezuela logró un efectivo apoyo a su soberanía en el Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas el sábado 26 de enero, donde 19 de un total de 35 países se expresaron por la no injerencia en los asuntos internos de la nación suramericana y a favor de un proceso de diálogo entre los actores nacionales.

La reunión extraordinaria fue convocada a solicitud del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, para intentar buscar consensos internacionales que legitimaran el golpe de Estado en desarrollo en Venezuela y el reconocimiento a la imposición de un gobierno títere.

Sin embargo, la representación de EEUU, sus gobiernos aliados del Grupo de Lima, y parte de la Unión Europea no lograron alcanzar sus objetivos en el Consejo de Seguridad, donde la mayoría de países de distintos continentes exigieron respeto a la soberanía venezolana.

De esta manera, el rechazo firme a la posición estadounidense de las grandes potencias con derecho a veto, Rusia y China, más el apoyo de países de África, América Latina y el Caribe, consolidaron una posición de mayoría contra la injerencia extranjera en Venezuela.

MADURO: GRAN VICTORIA

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, declaró que su gobierno obtuvo una gran victoria en la reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU.

“Hemos tenido una gran victoria en la ONU con el respaldo mayoritario de los países, es una victoria de la verdad”, declaró el mandatario luego que en la sede del organismo se debatió la situación en Venezuela.

Maduro celebró “el apoyo a la soberanía y la posición a favor de un proceso de diálogo” en la nación sudamericana que una mayoría de países expresó en el Consejo de Seguridad.

Aseguró además que “a la misma hora que estaba hablando nuestro canciller, frente a la Casa Blanca estaba el pueblo de Estados Unidos protestando contra el golpe de Estado”.

ACTIVISMO DE EEUU RESPALDÓ LA REVOLUCIÓN

Miembros de la Coalición Answer (Act Now to Stop War and End Racism, acrónimo en español: Actúa ahora para acabar con la guerra y terminar el racismo) y de otras organizaciones se reunieron frente a la Casa Blanca como parte de mítines celebrados en diferentes ciudades norteamericanas en rechazo a la campaña contra Caracas.

El movimiento Manos fuera de Venezuela se apostó frente a la Casa Blanca en una manifestación de apoyo al Gobierno venezolano FOTO @ANSWER

“Apoyamos a Maduro y la Revolución Bolivariana, Solidaridad con Venezuela, Estados Unidos fuera de América Latina, Impuestos pagan el golpe en Venezuela”, se leía en los carteles portados por los manifestantes.

Por su parte, el Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo de México y la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos respaldaron la condena a la nueva agresión contra Venezuela.

Precisamente, representantes de sindicatos, organizaciones sociales y movimientos de solidaridad mexicanos protestaron frente a la embajada norteamericana en La Habana por las agresiones contra las autoridades de Caracas.

INTELECTUALES CONTRA EL INJERENCISMO

Un grupo de 70 intelectuales, historiadores y expertos en política latinoamericana reclamaron al Gobierno estadounidense no interferir en la política interna venezolana.

“Al reconocer al presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, como nuevo presidente de Venezuela, algo ilegal bajo la Carta de la OEA, el Gobierno de Donald Trump aceleró la crisis política de Venezuela con la esperanza de dividir a los militares venezolanos y polarizar aún más a la población, obligándolos a elegir bandos”, denunció el grupo en carta abierta.

Los firmantes, entre los que se cuentan el filósofo y activista Noam Chomsky, y el relator independiente de la ONU, Alfredo de Zayas, aseguraron que el reconocimiento de Guaidó como gobernante legítimo en detrimento del presidente Nicolás Maduro empeorará la situación en ese país y generará “un sufrimiento humano innecesario, violencia e inestabilidad”.

Los investigadores concluyeron que la única solución que hay “es un acuerdo negociado, como sucedió en el pasado en países latinoamericanos cuando las sociedades polarizadas políticamente no pudieron resolver sus diferencias a través de las elecciones”.

Uruguay y México: Conferencia internacional por el diálogo en Venezuela

Los gobiernos de Uruguay y México organizaron una conferencia que se realizará el 7 de febrero en Montevideo, Uruguay, para sentar las bases de un diálogo en busca de una salida a la crisis política que enfrenta Venezuela.

La Secretaría de Relaciones Exteriores uruguaya invitó a representantes de los países que han presentado una postura neutral sobre el tema y que han apostado por una solución de diálogo a las diferencias políticas en ese país.

“Ambos gobiernos adoptaron una posición de no intervención, a la vez que mostraron preocupación por la situación de los derechos humanos en Venezuela. Por ello, han decidido convocar a un diálogo inclusivo y creíble que solucione la delicada situación”, explicó la SRE.

La propuesta, sostiene la dependencia, es un esfuerzo para responder al llamado del secretario general de la ONU, António Guterres, de apostar por el diálogo, frente a quienes se niegan a que esa sea una posible solución.

MARCOS GAVIDIA