Cada 2 de febrero miles de fieles celebran el día de la Candelaria.

**Los turmereños celebran este 2 de febrero las fiestas en honor a su santa patrona.

CIUDAD MCY.- Aragua se ha caracterizado por ser uno de los estados con un gran arraigo de sus tradiciones y manifestaciones culturales, por eso este 2 de febrero en diversos municipios de la jurisdicción estarán celebrando el Día de la Virgen de la Candelaria, patrona de los mariñenses y la Paradura del Niño.

Habitantes de Turmero colmarán sus calles en honor a su patrona.

La devoción a la Virgen de la Candelaria es una tradición religiosa arraigada en Turmero desde la época de la conquista, cuando los primeros encomenderos llegaron a tierras venezolanas para predicar la fe católica y particularmente en ese poblado sembraron sus raíces los canarios, quienes traían la advocación y ha perdurado hasta la actualidad, por lo que cada 2 de febrero los turmereños se llenan de devoción y fe.

Son siglos que tienen los habitantes de Turmero venerando a su patrona, una virgen que año tras año los llena más de esperanza. En la iglesia parroquial se encuentran tres vírgenes de la Candelaria, una en la parte frontal de la Puerta Mayor, a sus lados la acompañan Santa Ana y San Tiburcio; otra en la parte del Altar Mayor con un fino retablo hojillado, y una tercera ubicada en el lateral izquierdo.

Pero no solo en el municipio Mariño se celebra este día, donde los devotos a la Virgen colman las calles con diversas actividades para dar gracias y pedir algún milagro. Esto también ocurre en Cagua y en Mario Briceño Iragorry, donde la comunidad de La Candelaria festeja a su santa patrona.

Con respecto al municipio Sucre del estado Aragua, esta tradición remonta desde el año 1980, cuando un grupo de canarios se radicó en esta localidad y ha venido efectuando diversas actividades religiosas y culturales para honrar a la Virgen.

Por esto todos los 2 de febrero, en la Santa Iglesia Parroquial San José de Cagua, se da la primera de las citas con la celebración eucarística, donde centenares de devotos acuden a la exaltación de la Patrona que comenzó con la aparición de un Guanche, quien custodió de pie a la santa imagen durante la misa.

Entre las actividades que realizan en esta población está la procesión por algunas calles de Cagua, con la participación de agrupaciones canarias que hacen vida en el territorio nacional, como lo es la Sociedad Nuestra Señora de la Candelaria.

UN POCO DE HISTORIA

Cuenta la historia que Jesús fue presentado en el templo por sus padres cuando tenía 40 días de nacido. Simón dejó escrito que Jesús, El Mesías, era la luz del mundo.

Con la aparición de Nuestra Señora de la Candelaria en las Islas Canarias, hacia el Siglo XV, se le atribuye la luz de Jesús y la significancia de que ella desea transmitir la luz del Hijo de Dios al mundo entero.

La Virgen de la Candelaria tiene una vela especial en sus manos y según cuenta la tradición al entrar a la iglesia se encienden velas, por lo que se conoce como la Misa de la Luz.

La tradición de la Candelaria se enraizó en Venezuela con la llegada de los inmigrantes canarios, específicamente provenientes de Tenerife, que se asentaron mayormente en la población de Turmero, donde Candelaria es la Santa Patrona.

El encendido de las velas podemos asociarlo a la llegada de Jesús, quien es la luz del mundo. Por ello, aunque en nuestro alrededor haya oscuridad, debemos recordar con esta acción simbólica que Jesús ilumina con su luz a la familia y al hogar.

LLEGA LA PARADURA DEL NIÑO

Este 2 de febrero se representa una tradición que pese a ser de Los Andes se ha venido arraigando en el estado Aragua, como lo es la Paradura del Niño, en las comunidades donde se lleva a cabo esta manifestación se comienzan a preparar un día antes.

La Paradura del Niño es una tradición andina que se ha arraigado en Aragua.

Una de las tradiciones emblemáticas de los Andes venezolanos es la Paradura de Niño, una celebración que se lleva a cabo en los días posteriores a la Nochebuena de Navidad, especialmente a lo largo del mes de enero hasta el 2 de febrero, día de la Candelaria.

Esta tradición, motivada por una promesa ofrecida al Niño Jesús o por simple adoración a la figura del Santo Niño, involucra un ritual que consiste en “parar” al niño del pesebre y trasladarlo en recorrido, con la participación de una o más parejas de padrinos, un rezandero, músicos, cantores, devotos e invitados en general.

Este domingo encontrarán al Niño.

Después de parar la imagen en medio de cantos que celebran el acto, se entonan versos pidiendo a Dios por la salud, protección y fortuna de los presentes durante el nuevo año. Para finalizar se hace un brindis, en el cual tradicionalmente se ofrece bizcochuelo o mantecada, vino y miche. Después, el rezandero conduce el rosario, al final del cual se cantan romances y décimas.

En algunos lugares se escucha a alguien cantar bajito: “Al portal nos vamos, con grande alegría a adorar al Niño al Hijo ‘e María”. Como cada año, el Niño está perdido; y debe estar muy asustado, el pobre. De nuevo, la vocecita canta: “Señores de afuera no sigan porfiando al Niño Perdido síganlo buscando”, y el día que lo encuentran es el 2, tal cual lo dice esta hermosa tradición.