CIUDAD MCY.- Armando Marín, viceministro de Hospitales del Ministerio del Poder Popular para la Salud, apuntó que el Gobierno se encuentra buscando alianzas estratégicas, con países hermanos, para poder conseguir los fármacos que necesariamente deben tomar los pacientes trasplantados.

Asimismo, fue enfático al señalar que “el bloqueo económico impuesto por EEUU no permite que el Estado a través del Ministerio del Poder Popular para la Salud, adquiera los inmunosupresores, suministrados a los pacientes que son trasplantados”.

“Queremos que los venezolanos sepan que, a raíz de este bloqueo económico, no ha sido fácil realizar la compra de estos medicamentos, pero seguiremos uniendo esfuerzos para garantizar los medicamentos a los pacientes con estas patologías”, afirmó.

Por su parte, Rosa George, presidenta de Fundación Venezolana de Donaciones y Trasplante de Órganos, Tejidos y Células (Fundavene), acotó que es obligatoria la toma de los medicamentos para disminuir la reacción del organismo frente al órgano trasplantado, que se conoce como “rechazo”.

Manifestó que estos inmunosupresores deben ser tomados desde el trasplante y continuar haciéndolo durante toda la vida, son imprescindibles para el paciente trasplantado y bajo ningún concepto debe modificarse las dosis, porque conllevaría al fracaso del trasplante.