CIUDAD MCY.- El representante de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU), embajador Samuel Moncada, condenó los ataques perpetrados este miércoles contra la sede diplomática en Washington, Estados Unidos, y cuestionó la actuación ineficiente de las autoridades locales en la protección de las instalaciones.

Indicó que la acción de grupos vandálicos es una muestra de lo que la administración estadounidense, en complicidad con sectores de la ultraderecha nacional, intenta «hacer con toda Venezuela», situación que ya denunció en el pasado al alertar «sobre la violencia y el saqueo que se planeaba en Washington».

«Esta es una ventana al futuro que sueñan los que ruegan por la invasión militar de (Donald) Trump a Venezuela. No es un nuevo país sino una pesadilla violenta, racista y llena de odio: esto es el pasado que no volverá», sentenció, en la red social Twitter.

Moncada señaló que los «traficantes del odio» que pretendían ingresar a la fuerza al edificio diplomático es el mismo grupo que posteriormente propinó insultos al personal que se encontraba adentro, así como contra la periodista Anya Parampil, quien reseñaba la actividad.

«Es el mismo grupo de agresores que golpea, lanza insultos racistas y amenaza con «matar de hambre» a quienes se encuentran en el interior del edificio. Las humillaciones de los traficantes del odio no se comparan con la dignidad de los que luchan por la paz», destacó.

El diplomático, en nombre del Gobierno Nacional, extendió su agradecimiento a quienes se exponen a los ataques de «almas enfermas» para evitar una guerra, y ratificó que la posición venezolana es la defensa de la paz.

«En Washington hay dos bandos que marcarán la historia: una mayoría que quiere paz y una minoría sedienta de guerra. Nuestros hermanos son los que luchan por la paz», sostuvo.

Información AVN