CIUDAD MCY.- El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, aseveró que la posición de Moscú respecto a la situación en Venezuela se basa en la premisa de que “la democracia no se establece por la fuerza”. Esta declaración fue realizada por el canciller ruso después de su reunión con el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, celebrada este martes en la ciudad rusa de Sochi.

El jefe de la diplomacia rusa destacó, además, que el país aboga por “el apoyo del diálogo y la consideración de todas las cuestiones por los propios venezolanos, sin ultimátum y sin condiciones previas”.

“Las amenazas contra el Gobierno de Maduro, que se escuchan de los representantes oficiales de la Administración estadounidense y de Guaidó, que constantemente recuerda su derecho a invitar a la intervención armada desde el exterior, no tienen nada en común con la democracia”, subrayó Lavrov.

“Creo que no debo detallar más cómo están las cosas con la democracia en Irak y Libia y en otros sitios, donde esos intentos de derrocamiento tuvieron lugar y no llevaron a nada bueno”, enfatizó Lavrov.

Pompeo: Ha llegado el momento de que Maduro se vaya

Por su parte, Pompeo expresó que Washington no quiere que ningún país interfiera en los asuntos de Venezuela, sino que “el pueblo venezolano consiga su democracia y elija a su propio líder, sea Maduro o alguien más”.

Asimismo, el secretario de Estado recordó que Washington y Moscú tienen un desacuerdo. “He instado a mis colegas rusos a que apoyen al pueblo venezolano en el retorno de la democracia a su país. EEUU y otras 50 naciones coinciden en que ha llegado el momento de que Nicolás Maduro se vaya”, ha afirmado Pompeo.

Información CORREO DEL ORINOCO