El artista plástico de origen argelino destaca que lo más importante de la Revolución Bolivariana es la gente FOTOS PRENSA MPPC

CIUDAD MCY.- Desde hace 40 años Joseph Yariquian cuenta historias a través de la pintura, que para él “es como un libro”, en el cual ha plasmado diferentes hechos de la Revolución Bolivariana, que considera uno de los eventos más importantes dentro de su vida.

Uruguayo de padres argelinos, el artista tiene 40 años entre pinceles y los lienzos. Comenzó en su tierra natal, y en 1983 llegó a Venezuela, a Maracay, luego se mudó a Turmero, que hasta ahora ha sido su alero para la vida y la creación.

Fue en 1999, tras la llegada al poder del Comandante Hugo Chávez e inicio del proceso revolucionario, cuando Yariquian se interesó en recoger en el lienzo lo que acontecía en la República Bolivariana de Venezuela, sobre todo lo que hacía la gente, los chavistas.

“Me llamó mucho la atención la Revolución Bolivariana y decidí pintar los diferentes hechos que sucedían, porque para mí la Revolución Bolivariana es uno de los eventos más importantes dentro mi vida, que estoy viviendo en carne propia. Además, porque he visto otros presidentes de la derecha venezolana y nada parecido a estos gobiernos de la izquierda que nos dieron a nosotros como pueblo la forma de actuar y es necesario reconocernos en nosotros mismos”, comenta.

Reitera que “es muy importante el reconocimiento de nosotros mismos, por eso yo como artista plástico me debo a reconocer la Revolución, y por eso pinto lo que yo veo dentro de la Revolución, lo bueno y lo malo. He pintado, por ejemplo, el 11 de abril, a Chávez no lo pinto, yo pinto a los chavistas, a la gente”.

Precisa que comenzó con El libro azul del Comandante Hugo Chávez, después siguió con los terribles acontecimientos de 2002, “cuando la gente bajaba de los cerros, y luego el sabotaje, el paro petrolero. La escasez de combustible, la gente haciendo cola, buscando el gas, haciendo cola con los perolitos de gasolina. Es decir, yo pinté y pinto lo que las personas sufrían por ese golpe de Estado, y por toda la inestabilidad social, causada por todos esos ataques desde adentro y afuera”.

Con una visión muy personal, sentida, Yariquian pintó las 36 misiones creadas por el Comandante Chávez. “Pinté que las misiones lloraban por la desaparición física del Comandante Chávez, aunque como yo no creo en la muerte sé que el Comandante sigue entre nosotros y seguiremos luchando para que la Revolución Bolivariana sea una realidad”, dice convencido.

“Luego pinté al primer revolucionario, Cristo, que está dentro de la pintura y partes electrónicas; ese cuadro mide tres metros por 60. Pinto formatos grandes en óleo sobre tela. Ahorita es difícil, pero yo hago de tripas corazón. Tengo que vender cosas para comprar las pinturas; también algunos pintores me regalan óleo, y ahí, poco a poco, voy haciendo otros cuadros”, comenta.

El artista considera la pintura como un libro. “Es un libro, y uno le va sumando páginas, porque hay quienes pintan algo que uno no entiende, y lo respeto, pero es importante plasmar el momento histórico, sumar páginas a ese libro que recoge sucesos importantes, que marcan historia”.

Yariquian ha pintado muchos cuadros en estos 40 años, tanto de la Revolución Bolivariana, como de las etnias indígenas, el tema ecológico, entre otros, “pero conservo unos doce, los otros los he vendido. La última venta fue en Caciques de Venezuela, me compraron cuatro cuadros, parte I y II de la Ecología, también la de El libro azul y el Terremoto de Haití. Y ese dinero lo voy reciclando, comprando material para seguir pintando, que se consigue, pero demasiado caro. Y para fabricarlo no encuentro los pigmentos necesarios”.

Relata el destacado artista que ha hecho varias exposiciones en Aragua, entre otras la del Monumento a la Juventud, en Los Monolitos, municipio Ribas, y recientemente en la Filven Aragua 2019 en el Museo Aeronáutico de Maracay, y además tiene una invitación en Valencia que está por concretar.

En relación con los proyectos, Joseph Yariquian comentó que “por ahora la idea es seguir pintando la Revolución Bolivariana, sobre todo la gente, que es la protagonista de la Revolución porque el Comandante está ahí, pero en esta Revolución sin las personas no somos nadie. Yo veo lo social, la gente, porque lo más importante es el ser humano, sin la gente no hubiese habido Revolución, por más que quisiésemos”, puntualiza.

“Es la conciencia de las personas”, agrega, “y las conciencias de las personas en Venezuela las tenemos bien firmes, aunque hay gente que dice ser venezolana, pero van por otros países a pedir invasiones, porque quieren muerte, esos no son venezolanos, son cualquier cosa mala, pero no venezolanos”, afirma.

Yariquian destaca en sus retratos la paz que debe prevalecer en el país

Nos despedimos de Joseph Yariquian, quien sigue pintando el libro de la Revolución Bolivariana; sus bondades, sus logros, y también los sufrimientos causados a la gente por golpes de Estado y por el bloqueo, pero siempre con la firme convicción de que, por encima de todas las dificultades, el proceso revolucionario vencerá.

PRENSA MPPC