**Las sanciones unilaterales, coercitivas e ilegales contra el pueblo venezolano han limitado la calidad de vida de su población, pese a que estos infames ataques han sido denunciados reiteradamente ante el mundo**

CIUDAD MCY.- Cada vez que se le pregunta a algún político opositor o a sus seguidores sobre las sanciones internacionales impuestas a Venezuela, responden a un fastidioso ritornello: Que las sanciones están dirigidas a funcionarios o líderes del chavismo, pero que no afectan al pueblo venezolano.

En sintonía con esta reiterada respuesta, las sanciones le alegran ya que de esta manera se le congelan cuentas bancarias a “enchufados” que se han enriquecido con el erario público, y que no deberían tener cuentas en el exterior o visitar otros países, por el hecho de ser chavistas.

Estas reiteradas afirmaciones que se escuchan o se leen de manera permanente a través de la mediática nacional e internacional son el sustento de este artículo, para saber si son ciertas o falsas, y determinar el criminal alcance de las mismas para la colectividad nacional.

LAS SANCIONES NO EXISTEN EN EL DERECHO INTERNACIONAL

En un primer orden de ideas, es necesario establecer qué son las sanciones, y para establecer esta definición es necesario destacar el contexto internacional de las mismas.

Debemos entonces resaltar que la Carta de las Naciones Unidas no prevé en ninguna parte la palabra “sanciones”. Lo más cercano que se desprende de este acuerdo que, en teoría, debería regir las relaciones entre países se encuentra en el artículo 41, expuesto de la siguiente manera “medidas que no impliquen el uso de la fuerza armada”.

Ante la falta de claridad en el texto internacional descrito, pasaremos a revisar el Diccionario de la Real Academia, el cual define sanciones como “penas o castigos ante la infracción de una ley o reglamento”, razón por la cual cabría preguntarse ¿Cuáles leyes o reglamentos han sido violados por Venezuela para que sean emitidas estas penas de manera unilateral?, y de existir estas leyes, ¿Cuál fue el procedimiento para su adopción?, y más aún, ¿En qué momento los acusados ejercen su derecho a la defensa ante las acusaciones impuestas?.

SON AGRESIONES POLÍTICAS

La falta de claridad legal a estas dudas nos lleva a la conclusión de que las sanciones son usadas por razones políticas, y al ser un instrumento político la base normativa para sustentarlas es poco transparente por no decir inexistentes.

Por todo eso, mal se pudiera sancionar a países o individuos sin haber una resolución o tratado internacional que establezca dichas acciones y los mecanismos para recurrir a ellas, es decir, garantizar el derecho a la defensa de los acusados como un principio mínimo de garantía procesal.

NO HABRÁ AUTODETERMINACIÓN

Al analizar lo antes expuesto se llega a la conclusión de que las sanciones sólo buscan modificar los patrones de conducta política de los países y los caminos que deseen transitar los pueblos y que no se adecúen a los parámetros, previamente establecidos por los países poderosos,

De ser así, serán objeto de sanciones hasta que se encaminen en la dirección requerida. Esta lógica internacional colocaría en entredicho la capacidad de los pueblos de autodeterminarse y seguir los rumbos políticos que éstos consideren, ya que si se salen de los patrones impuestos por las grandes potencias serán las próximas víctimas de sanciones políticas, económicas y hasta militares.

CASO VENEZUELA: CRUEL BLOQUEO

En el caso venezolano, entre las sanciones aplicadas destaca la prohibición de cualquier persona, entidad, empresa o asociación, legalmente radicada o que realice actividades en EEUU de poder efectuar negocios con nuevos bonos de deuda que sean emitidos por cualquier instancia del Gobierno venezolano, a saber, bonos de la República emitidos por el Banco Central venezolano o la empresa estatal Pdvsa.

También prohíbe las transacciones en ciertos bonos existentes de propiedad del sector público venezolano, así como los pagos de dividendos al Gobierno de Venezuela. Igualmente han sido cerradas cuentas del Estado venezolano en bancos como Citibank y Bank of América. Por último, se han bloqueado pagos de Venezuela para el cumplimiento de compromisos internacionales.

Al respecto, cabría preguntarse si las sanciones descritas no afectan a la totalidad de los venezolanos, sino que sólo afectan a un puñado de individuos como afirman los políticos opositores. ¿Acaso no afectan estas sanciones la adquisición de medicinas, alimentos, e incluso el traslado de los deportistas a eventos internacionales?, resulta incomprensible que algunos connacionales se alegren por estas medidas y hasta las soliciten en eventos internacionales.

Sería inocente, por no decir algo más, pensar que las sanciones que se han aplicado en los últimos años no afectan a la sociedad venezolana en pleno, y que eso se traduce en falta de medicamentos, de comida y de otros servicios básicos. Es por esto que la solicitud reiterada de este tipo de medidas es un atentado claro a los millones de venezolanos y venezolanas que hacen vida en este país.

DINERO CONGELADO

Venezuela, primera reserva mundial de petróleo y rica en diversos minerales naturales, ha sido víctima de acciones que no solo son cualificables, sino también cuantificables.

En un informe del Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Exteriores se detalla que las pérdidas totales y costos para la economía venezolana producto del bloqueo financiero se estiman en 116 mil 376 millones de euros.

Además, a la fecha, la nación tiene 4 mil 883 millones de euros congelados, retenidos o confiscados por bancos internacionales, dinero que está destinado para comprar alimentos, medicinas, materia prima y equipos para la industria.

EEUU asumió haber aplicado más de 150 medidas coercitivas

Desde el año 2017 el Gobierno de Estados Unidos dirigido por Donald Trump reconoce haber aplicado más de 150 medidas coercitivas de manera unilateral contra Venezuela, con el propósito de derrocar al gobierno constitucional del presidente de la República, Nicolás Maduro, reelecto el pasado 20 de mayo con más del 67% de los votos.

La cifra se desprende de un informe publicado por el Departamento de Estado del Gobierno norteamericano el 24 de abril que fue eliminado al día siguiente. A manera de confesión asumen haber impuesto no menos de 150 medidas coercitivas contra el país, las cuales afectan no solo al Ejecutivo nacional, sino a la mayoría de sus habitantes.

MARCOS GAVIDIA