CIUDAD MCY.- El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa dijo que “no permitirá que la operación del relleno de Doña Juana, al sur de Bogotá, sea interrumpida”, pues él considera que tal acción podría causar una emergencia sanitaria en la capital colombiana.

Los campesinos de Ciudad Bolívar y Usme, desde el pasado lunes, protestan por el mal manejo del relleno sanitario y señalan que el lugar está ocasionando serias enfermedades a quienes habitan en sectores cercanos.

Algunos consideran necesario que se cierre el relleno de Doña Juana. Otros piden que se manejen mejor los residuos, pero todos coinciden en que la situación es insostenible y que es necesario prevenir un desastre ambiental.

Peñalosa afirmó que el distrito está abierto a escuchar a la comunidad y ha ofrecido a los campesinos una reunión en la Alcaldía Local de Ciudad Bolívar o la Personería. Pero, los manifestantes solicitan que el encuentro se realice en las cercanías del relleno para que Peñalosa entienda lo que significa estar unas horas al lado del basurero de Bogotá.

El pasado lunes Peñalosa dio la orden al Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad) de reprimir y dispersar la manifestación con gases lacrimógenos, balas de gomas, bolillo y chorros de agua, la situación tuvo como resultado varios heridos.

Peñalosa justifico la brutal represión en las protestas que llevan a cabo los vecinos del lugar indicando que estos “quemaron una maquinaria, se estaban bloqueando vías y la obligación del Esmad era abrir el paso e impedir que estos manifestantes ocuparan los predios del relleno”.

Información TELESUR