El informe fue presentado en el Consejo de DDHH de la Organización de las Naciones Unidas, celebrada este viernes en Ginebra | Foto RT

**Tras la presentación del informe elaborado por la Alta Comisionada el Ejecutivo venezolano calificó el texto de una visión selectiva y abiertamente parcializada.

CIUDAD MCY.- Venezuela ha recibido un amplio respaldo internacional ante el informe presentado por la Oficina de Naciones Unidas para Derechos Humanos, en el que se desconocen los esfuerzos de las autoridades bolivarianas expresado en políticas sociales en beneficio del pueblo.

Países como Rusia, China, Turquía, Bielorrusia, Myanmar, Irán, Cuba, Nicaragua, Bolivia y la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA), repudiaron el texto presentado por la Alta Comisionada para los DDHH, Michelle Bachelet, en la 41ra sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en Ginebra, Suiza.

Tras la intervención del vicecanciller de Comunicación Internacional de Venezuela, William Castillo, los delegados señalaron que el contenido del documento invisibiliza las consecuencias del bloqueo económico y financiero impuesto por Estados Unidos a Caracas, reseñó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En representación del ALBA-TCP, Lisandra Astiazaran explicó que la campaña utilizada para atacar a la Revolución bolivariana tiene como objetivo crear las condiciones para desestabilizar la democracia participativa en Venezuela.

Al respecto, Astiazaran exhortó a los gobiernos del mundo “a defender la paz, la justicia y la igualdad soberana”.

Por su parte, la delegada de Nicaragua, Elvielena Díaz, instó a las Naciones Unidas a condenar y evitar la proliferación de medidas coercitivas unilaterales contra países soberanos, pues impactan “negativamente en la promoción y protección de los derechos humanos”, expresó.

Asimismo, Pablo Berti, representante de Cuba, enfatizó que las medidas de asfixia tienen el propósito de “vencer con carencias y privaciones la voluntad política y soberana de los venezolanos”.

Ante ello las autoridades de la isla caribeña “mantienen la condena constante por las amenazas de agresión militar e intentos de golpe de Estado perpetrados en la hermana nación”, aseveró Berti.

El Gobierno de Bolivia, representado por Olmer Torrejón, apoyó el diálogo constructivo “que el presidente Nicolás Maduro impulsa para solventar la situación inducida que atraviesa el país, como único camino para el entendimiento político”, tal y como lo expresó Torrejón durante su intervención.

Tras la presentación del informe elaborado por la Alta Comisionada el Ejecutivo venezolano calificó el texto de una visión selectiva y abiertamente parcializada de la verdadera situación en la nación sudamericana, y que contradice los principios para el tratamiento de los asuntos de derechos humanos de la Declaración y Programa de Acción de Viena.

Información PRENSA LATINA | RT