CIUDAD MCY.- Los chalecos amarillos emprendieron este sábado su trigésima cuarta jornada de protestas en contra de las políticas sociales y económicas del gobierno del presidente de Francia, Emmanuel Macron, bajo la amenaza de la represión policial.

Alrededor de 300 mil personas comenzaron las manifestaciones el 17 de noviembre de 2018 con una exigencia: Echar atrás el alza de impuestos sobre los combustibles. Para ello vistieron chalecos de seguridad fluorescentes, obligatorios para todos los conductores.

En las más recientes jornadas ha habido una disminución en la cantidad de personas participantes (menos de 10 mil personas en la protesta del sábado 29 de junio), sin embargo, el movimiento antigubernamental se ha extendido hasta ser nacional.

Inició como una expresión de descontento por los impuestos sobre el diésel y la gasolina, pero creció hasta ser una revuelta contra las políticas comerciales promovidas por Macron, quien llegó al poder en 2017, y contra el elevado costo de la vida.

Debido al masivo apoyo de los franceses a ese movimiento, Macron dejó en suspenso su pretendido aumento de impuestos a los combustibles en diciembre anterior, aunque los líderes comenzaron a hacer otras exigencias, desde un incremento salarial, una mayor participación ciudadana en la toma de decisiones políticas, e inclusive la renuncia del presidente.

Información TELESUR