Este sábado se verán nuevamente las caras Florentino y el Diablo FOTOS CORTESÍA

CIUDAD MCY.- El Maligno se hará presente este sábado 13 de julio en el Teatro de la Ópera de Maracay (TOM) y retó nuevamente a Florentino, con la ayuda de los músicos de la Orquesta Alma Llanera y Coros del núcleo Arsenal El Limón, quienes bajo la batuta del maestro José Daniel González regalarán a los aragüeños un concierto con sabor venezolano, cuya entrada será libre.

Es de mencionar que este concierto es auspiciado por el gobernador Rodolfo Marco Torres con la finalidad de que los aragüeños puedan disfrutar del folclor venezolano y que mejor que de la mano de la emblemática obra Florentino y el Diablo, poema del escritor y político venezolano Alberto Arvelo Torrealba. Fue escrito en 1940 y tuvo diferentes versiones populares, corregidas y ampliadas en 1950 y 1957 por el propio autor.

Esta es una pieza escrita por Alberto Arvelo Torrealba

Esta velada iniciará a las 5:00 pm con los solistas Pedro Maldonado como Florentino, José Miguel Chuello como el Diablo, Franklin Urbina como Venancio, Gabriel Silva será el Coplero y como solista en la trompeta Jesús Daniel González.

La leyenda de Florentino y el Diablo es un referente categórico del torrente mítico que riega el extenso escenario común de nuestros imaginarios, y es una muestra de que tenemos indelebles vínculos de hermandad en la cultura.

Las interpretaciones populares que referencian el embrujo mágico por los versos octosílabos de Torrealba y que la convierten, sin lugar a dudas, en la composición poética más difundida, “popularizada” y enaltecida del folclor del inmenso llano venezolano.

En esta oportunidad, la dirección musical y producción general es del maestro José Daniel González y estarán como invitados los músicos de la Orquesta Juvenil de Maracay, el Coro Sinfónico Juvenil de Aragua, la Escuela de Arte Dramático, Danzas Aragua y Amigos por Siempre Vox.

Florentino y el Diablo es considerada como uno de los sublimes monumentos líricos del pueblo venezolano. Es una historia que narra la eterna lucha entre el bien y el mal, entre la vida y la muerte, con un mensaje intenso que expresa, utilizando íconos del llano venezolano, la capacidad de resistencia del hombre y la mujer humildes de este país y de la cultura llanera por encima de los embates y atropellos de poderosos intereses.

La trama que da vida a los personajes de Alberto Arvelo Torrealba se desarrolla en Santa Inés, estado Barinas. En esta zona, Florentino fue retado por Satanás a un duelo de versos, y logró vencerlo en el contrapunteo nombrándole en el último verso a las Tres Divinas Personas, y con ello mandándolo de regreso a su infierno.

El poema consta de dos capítulos, El reto y La porfía; esta épica está escrita en versos octosílabos, con gran ritmo y utilizando la décima.

Con más de 35 versiones populares y otras muchas corregidas y ampliadas por el propio escritor durante más de 25 años, entre las que podemos citar las de 1940, 1950 y 1957.

A raíz de la popularidad de la obra, esta se ha convertido en una de las leyendas favoritas de los venezolanos. Para algunos investigadores e historiadores, no es casual que Alberto Arvelo Torrealba haya decidido dar vida a estos personajes en Santa Inés, escenario clave en la historia de Venezuela ya que es el mismo lugar donde el general Ezequiel Zamora ganó la batalla contra el ejército centralista que defendía a la oligarquía venezolana. Santa Inés, lugar donde “el Catire” Florentino retó a Satanás y salió airoso.

La leyenda de Florentino y el Diablo también fue revivida por Rómulo Gallegos en su novela Cantaclaro. “Florentino, el catire quitapesares, era el mejor de los copleros. Infaltable en todos los joropos y fiestas del Llano, nadie podía derrotarlo en sus contrapunteos. El propio Diablo, envidioso de los triunfos de Florentino, decidió retarlo a un duelo de coplas”, escribió Gallegos.