Con estas presentaciones se espera llevar al público entretenimiento y sensibilización desde las artes escénicas FOTO CORTESÍA

CIUDAD MCY.- La sexta edición del Festival de Teatro Rosa de Caracas sube su telón, del 15 de agosto al 1 de septiembre con un menú de 30 piezas, todas relacionadas con la temática Lgbti (lesbianas, gays, bisexuales, transexuales, transgéneros e intersexuales), para nuevamente llevar al público entretenimiento y sensibilización desde las artes escénicas.

Bruno Mateo ofreció la información, en diálogo con AVN, y explicó que el festival se lleva a cabo en Caracas desde 2014, y que este año trae como novedad que se presentará en recintos culturales del este, oeste y centro de la capital, tanto públicos como privados, con una programación que no sólo incluye espectáculos, sino también actividades académicas.

Es así como los teatros Nacional, Teatrex, Dubais, Chacaito, el Celarg y la Patana Cultural, se abren a esta oferta escénica, que tocará la temática homosexual desde distintas ópticas y con distintos géneros.

Sobre las actividades académicas, Mateo explicó que trascienden la mera intención artística, y dijo, por ejemplo, que se realizará un conversatorio con una abogada que hablará sobre los derechos civiles de los homosexuales en Venezuela. También habrá lecturas comentadas, así como ponencias y performances acerca de la sexodiversidad y el teatro.

“La ciudad se viste de rosa” es la frase que este año abanderará el festival. Mateo explicó que este grito de guerra busca ofrecer “un símbolo de paz, de hermandad y de inclusión. Con esta Venezuela contemporánea tan convulsa nosotros estamos promoviendo este lema porque es el espacio donde los distintos convergemos, porque la sociedad no puede ser homogénea”.

Afirmó que la respuesta siempre ha sido satisfactoria. De hecho, aseguró que para la primera edición, sin tener idea de cómo sería la respuesta, 14 compañías se sumaron a la iniciativa, lo cual rebasó la expectativa. Seis ediciones después el llamado sigue siendo un éxito.

“Venezuela sí necesitaba un festival de este tipo, y no solamente en el teatro sino en muchas instancias del arte, para poder a través de la estética artística, dar mensajes y dar contenidos donde se pueda ver el otro lado de la moneda a la que estamos acostumbrados a ver a la comunidad sexodiversa, que históricamente se le ha tildado de depravada, de peligrosa, de pedófila, y eso no es así. Por eso irrumpe el Festival de Teatro Rosa”, detalló.

Por eso, considera que el Teatro Rosa irrumpe, sobre todo, para proponer y arriesgar. “En el festival hay obras muy arriesgadas, primero en la sexualidad, porque sabes que en la cultura occidental se trata a la sexualidad como un tema un poco tabú, todo es en privado. Aquí se muestran cosas atrevidas en ese sentido”, dijo.

AVN