**El expresidente ecuatoriano afirmó que los juicios que se le siguen en su país son para evitar que participe en las elecciones de 2021.

CIUDAD MCY.- Víctima de un nuevo capítulo de persecución judicial y política, el expresidente de Ecuador, Rafael Correa, reaccionó ante la decisión de la jueza Daniella Camacho, de ordenar la prisión preventiva en su contra y la de otros exfuncionarios de su Gobierno, como parte del caso denominado Sobornos 2012-2016.

El exmandatario anticipó que no tenía ninguna esperanza de que la jueza Camacho cambie de decisión. “Esto solo cambiará cuando cambie la situación política del país”, exclamó.

Correa, quien tiene ya una orden de prisión por ser el presunto autor del plagio de Fernando Balda, dijo que una segunda orden de prisión no le sorprende.

Explicó que se defenderá a través de sus abogados de esta nueva acusación que consta de once elementos para imputarlo, entre ellos, un depósito de seis mil dólares en su cuenta bancaria.

MORENO ME PERSIGUE CON APOYO DE EEUU

El líder progresista ecuatoriano acusó al actual presidente, Lenín Moreno, de politizar la justicia y denunció una “persecución judicial” en su contra.

De acuerdo con Correa, el que es corrupto es el propio Moreno, pero dijo que se siente impune porque tiene el apoyo y la protección de Estados Unidos ante sus actos de corrupción.

Correa está bajo una fuerte presión política y judicial desde la llegada al poder de su exaliado y exvicepresidente Moreno en 2017 y desde que se desafilió de su partido Alianza País.

Juicios para evitar su participación en elecciones

“Los juicios que hay en mi contra pretenden impedir que vuelva al país y una posible participación mía en las elecciones. Ellos saben que en las encuestas estamos muy bien. No subestimemos el odio. Hay gente que vive por el odio y yo sostengo que es un sentimiento más fuerte que el amor. Hay gente que vive para odiarme”, expresó Correa desde Bruselas, la ciudad donde reside desde que dejó la presidencia.

Información NODAL | HISPANTV | SPUTNIK