CIUDAD MCY.- Dos bombarderos estratégicos rusos Tu-160 volaron sin escalas hasta la frontera marítima con EEUU, en la ciudad de Anádyr, en el Lejano Oriente.

El Ministerio de Defensa de Rusia informó en un comunicado, publicado este miércoles, que los bombarderos, también conocidos como “cisnes blancos”, recorrieron más de ocho horas sin parar, una distancia de más de seis mil kilómetros, hasta llegar a un aeródromo en Anádyr, la ciudad ártica más oriental de Rusia.

Estos vuelos forman parte de unos ejercicios rusos planificados con miras a extender su red internacional de aviones y de misiles supersónicos.

Rusia busca reforzar su presencia militar en la región del Ártico, como parte de la política del presidente ruso, Vladimir Putin, de proyectar el poder militar de su país “hacia un nivel no visto desde la época de la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS)”.

Moscú y los países occidentales destacan la importancia estratégica del Ártico, zona que alberga grandes reservas de gas y petróleo, tras el deterioro de las relaciones entre Rusia, Estados Unidos y la Unión Europea (UE) a raíz de los conflictos en el este de Ucrania y otros temas.

Información HISPANTV