Pensándose inicialmente irían 50 mil personas, el llamado contra la guerra y por la paz y el amor congregó a más de 400 mil | Fuentes: vidanuevadigital.com/ marca.com/

**El concierto dejó una huella imborrable en la música, en el activismo político y en el pacifista movimiento hippie. Michael Lang, uno de sus organizadores vivió en esos días de agosto de 1969 como “el sentido de lo posible y la esperanza brotó y se extendió por el resto del mundo”.

CIUDAD MCY.- Se cumple medio siglo del festival de música mas universal de todos los tiempos. Hace 50 años, la tarde del 15 de agosto, arrancaba el Festival de Música y Arte de Woodstock (en inglés, Woodstock Music & Art Fair), o más comúnmente conocido como el Festival de Woodstock.

Originalmente, el festival estaba programado para que tuviese lugar en el pueblo de Woodstock, en el condado de Ulster, en Nueva York, sin embargo, los lugareños se opusieron al evento, así que los organizadores tuvieron que buscar otro lugar.

Negociaron con Max Yasgur, un agricultor, para acoger el concierto en los terrenos de esa familia, y al final el festival se celebró a 64 kilómetros al suroeste de Woodstock, en la localidad de Sullivan a cambio de 50 mil dólares.

Con 32 actuaciones, la entrada para Woodstock costaba 18 dólares para los tres lluviosos días.

Con 32 actuaciones, la entrada para Woodstock costaba 18 dólares para los tres lluviosos días, quienes concurrían llevaban melena y amuletos, las chicas faldas de colores; sus símbolos eran la bandera del arco iris, y el llamado símbolo de la paz.

Parece que en el festival la improvisación reinaba en casi todo, pues se organizaba sobre la marcha, razón por la que incluso la entrada acabó siendo gratuita.

Durante el festival se vivieron intensas noches de sexo y drogas, destacando el consumo de LSD y marihuana; todo esto aderezado con música rock. Aunque inicialmente el concierto se organizó pensando que conllevaría pérdidas para la organización, el éxito del documental sobre el evento hizo que finalmente resultara un acto rentable.

Fue una fiesta llena de extremos, con tres muertes sucedidas durante el festival: una debida a una sobredosis de heroína, otra tras una ruptura de apéndice y una última por un accidente con un tractor. También ocurrieron dos nacimientos no confirmados.

Entre los artistas participantes se encontraban Ravi Shankar, Joan Baez, Carlos Santana, Janis Joplin, Creedence Clearwater Revival, The Who, Jefferson Airplane, Joe Cocker, Blood Sweat & Tears, Crosby Stills Nash & Young y Jimmy Hendrix.

Posteriormente, se dieron ediciones posteriores con reminiscencias de aquellos tres días de lluvia, música y amor, siendo realizados en los años 1979, 1989, 1994 y 1999.

El evento fue registrado en el documental Woodstock: 3 days of peace & music; así como en la banda sonora Woodstock: Music from the Original Soundtrack and More. Se ha considerado como uno de los momentos clave de la historia de la música popular, así como el nexo para la consolidación definitiva de la contracultura de los años 60.

El famoso material audiovisual fue dirigido por Michael Wadleigh y editado y montado, entre otros, por Martin Scorsese. Fue estrenado en 1970 y ganó el Premio Oscar al mejor documental.

TODOS CONTRA LA GUERRA Y EN FAVOR DE LA PAZ MUNDIAL

Mientras se pensó en un evento musical para 50 mil personas, surgió la llamada por la paz y el amor y se movilizó gente de todo Estados Unidos para acudir a esa concentración que acabó reuniendo a más de 400 mil personas.

Se habla de un hermoso espejismo al interpretar que serias encuestas revelaron que varios millones de estadounidenses aseguran haber estado en el mítico concierto, aunque no estuvieran físicamente, y aun hoy se identifican con él ya legendario mito del festival de la hermandad y la solidaridad generacional.

Woodstock se convirtió en el icono de una generación hastiada de las guerras y que pregonaba la paz y el amor como forma de vida y mostraban su rechazo al sistema, por lo tanto, gran parte de la gente que concurrió era hippie (ellos no se designaban de esa manera, así los denominaban los demás). Este festival fue la cumbre de un movimiento que se desarrolló en los Estados Unidos a fines de la década de los 60, en la que quienes concurrían llevaban melena y amuletos, las chicas faldas de colores; sus símbolos eran la bandera del arco iris y el símbolo de la paz.

Los “hippies” estaban contra la guerra de Vietnam, por lo que Jimi Hendrix tocó el himno estadounidense con un solo con su guitarra eléctrica como signo de protesta a los comportamientos bélicos del Gobierno. Sus ideales eran el pacifismo, el amor libre, la vida en comunas, el ecologismo y el amor por la música y las artes.

Después de llamar la atención masiva durante el Verano del Amor de 1967 se llegó a creer que tras Woodstock acabaron desapareciendo, aunque más bien tendieron a evitar publicitarse, y aún existen en numerosos países, evolucionando algunas comunas hippies o ecoaldeas.

El aniversario frustrado

El 50 aniversario, que prometía ser un espectáculo inolvidable, quedó reducido a un puñado de eventos de escasa envergadura. Lejos quedó la colosal fiesta, de unas 150 mil personas, que tenía planificada uno de los cofundadores del Woodstock original, Michael Lang, en la que iban a participar estrellas de la música de la talla de Jay-Z, The Killers, Santana, John Fogerty y Dead & Company. Como decía el cartel original, “Tres días de paz, amor y música”, que en esta ocasión fueron anulados apenas dos semanas antes de las fechas previstas: el 16, 17 y 18 de agosto.

Michael Lang, cofundador del Woodstock original expresó: “Nos entristece que una serie de contratiempos inesperados hayan hecho imposible organizar el festival que imaginábamos con el gran cartel que habíamos contratado y la respuesta social que preveíamos”

Solo hubo uno

Woodstock no fue el primer gran festival del rock: lo fue Monterrey dos años antes, en el verano del amor. Pero la leyenda le pertenece a Woodstock, no por su gran cartel sino por el memorable caos: aforo desbordado, carros abandonados en tranca, artistas llegados en helicóptero, baños en el barro y Jimi Hendrix distorsionando el himno estadounidense.

Hubo algunas reediciones de Woodstock, sin nada de su mito, y la del 50 aniversario se canceló a dos semanas de celebrarse, existiendo solo intentos muy lejos de parecerse al original, simplemente, Woodstock no es repetible.

MARCOS GAVIDIA