CIUDAD MCY.- Entre los criterios para la elección de los Estados miembros del Consejo de Derechos Humanos (CDH) de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), debería evaluarse su apoyo al empleo de “sanciones” contra terceros países, pues el violar derechos humanos de terceros países a través de medidas coercitivas unilaterales debería ser condenado. Así lo solicitó este jueves el canciller venezolano, Jorge Arreaza, en su participación en el 42° Período de Sesiones del CDH de dicha organización, con sede en Ginebra, Suiza.

“No debería haber miembros que impongan o faciliten la aplicación de medidas secundarias, ni tampoco gobiernos que no condenen o no se atrevan a condenar estas medidas. Porque entonces no estarían violando derechos humanos en sus territorios, pero estarían facilitando, promoviendo o violando derechos humanos en territorios de terceros países”, enfatizó Arreaza.

Resaltó que en países como Cuba han calculado pérdidas que llegan al billón de dólares por el bloqueo impuesto por más de 60 años por parte de los gobiernos de Estados Unidos.

“Cada vez que se imponen medidas coercitivas unilaterales se generan impactos negativos en el disfrute de los DDHH, en especial sobre las poblaciones más vulnerables; generan sufrimiento y matan seres humanos en los países que son aplicadas”, acotó el canciller.

En el caso venezolano, el jefe de la diplomacia criolla recordó que estas acciones unilaterales han congelado activos y empresas del Estado venezolano como Citgo en Estados Unidos, valorada en 12 mil millones de dólares con los cuales se pueden comprar alimentos y medicinas por cinco años para el pueblo venezolano.

No obstante, Arreaza destacó que “a pesar de las sanciones el presidente de la República, Nicolás Maduro, ha impulsado un Plan de Atención a las Víctimas de la Guerra Económica para atender caso por caso, uno a uno a las personas afectadas”.

También indicó que “en paralelo se ha trabajado con diversas agencias de la ONU presentes en nuestro país para implementar un plan que atienda la emergencia producida por estas medidas coercitivas”.

El canciller nuevamente denunció que las acciones ilegales impuestas por el Gobierno de Estados Unidos al país desde hace una década matan y generan sufrimiento en la población y luego usan el impacto de estas para justificar la aplicación del llamado de “protección”.

Además, el Gobierno Bolivariano está trabajando con diversas agencias de Naciones Unidas en el país para elaborar un plan de respuesta humanitaria para saltar los obstáculos financieros que han causado estás acciones ilegales.

Información AVN | VTV