Baorong señaló las maniobras por parte de medios occidentales en contra de China y Venezuela FOTO ARCHIVO

CIUDAD MCY.- China rechaza el bloqueo y sanciones arbitrarias contra Venezuela y respalda los esfuerzos por parte del Gobierno para defender la soberanía, paz y estabilidad, asimismo manifiesta continuar cumpliendo un rol constructivo para su desarrollo.

Así lo expresó el embajador, Li Baorong, en su discurso ofrecido a la prensa venezolana como parte de los actos de conmemoración de los 70 años de la proclamación de la República Popular China, que se celebran el 1º de octubre.

“Abogamos por una solución política y pacífica dentro del marco de la Constitución y de las leyes, nos oponemos a cualquier injerencia exterior en los asuntos internos de Venezuela”, resaltó Baorong, en la actividad realizada en la sede de la Embajada, en Caracas.

Destacó que ambos países son sinceros amigos de confianza mutua y buenos socios de ganancia compartida, amistad que tiene su correlato en la cooperación bilateral de sus organizaciones periodísticas.

Baorong señaló las maniobras por parte de medios occidentales en contra de China y Venezuela, que con información tendenciosa buscan tergiversar hechos con fines políticos.

De igual forma, comentó que “China y Venezuela son víctimas de las prácticas del unilateralismo, el intervencionismo y el matonismo, pero al mismo tiempo son defensores firmes de la democratización de las relaciones internacionales y, la equidad y la justicia internacionales”, resaltó.

Recordó que 50 países, entre ellos Venezuela, firmaron una carta para el presidente del Consejo de Derechos Humanos de la ONU y la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, en la que respaldan a China en sus logros en la lucha contra el extremismo y el nivel de garantía del respeto a los DDHH.

Sobre el tema de los mercados internacionales, indicó que China y otros países, incluido EEUU, forman parte interdependiente e inseparable de la misma cadena global de producción y de valor, siendo los países occidentales los que obtienen beneficios netos mayores en comercios bilaterales.

“El Gobierno chino ha manifestado por varias veces que China no quiere una guerra comercial, porque nadie ganará en ella. Sin embargo, tampoco le tiene miedo y luchará si es necesario”, expresó.

Destacó que el consumo interno es la principal fuerza impulsora del crecimiento económico del país asiático y su economía está integrada al mercado global, como resultado de los cambios históricos que han convertido a China en la segunda economía mundial.

AVN