Los movimientos indígenas del Ecuador han reiterado que no se sentarán a dialogar con el gobierno hasta que no sea eliminado el decreto económico 833 | FOTOS AGENCIAS

>La crisis en Ecuador responde a las exigencias del FMI para otorgar créditos a la administración de dicho país y no a movimientos desestabilizadores generados por el Gobierno venezolano.

CIUDAD MCY.- El Fondo Monetario Internacional una vez más pone sus manos en Latinoamérica y con sus políticas económicas hambreadores ha generado una vez más malestar en la población más vulnerable.

Esta vez le tocó el turno a Ecuador que, hasta el gobierno de Rafael Correa, gozaba de una de las economías más estables y sólidas de Suramérica, pero luego de la llegada de Lenín Moreno, el Gobierno se vendió a los intereses capitalistas que favorecen solo a 5% de la población.

Las manifestaciones empezaron la mañana del 3 de octubre, día y medio después de que el presidente Moreno, en una cadena de televisión nacional, anunciara las nuevas medidas económicas y laborales para enfrentar la crisis en el país. Dentro del “paquetazo” –como coloquialmente se conoce al conjunto de ajustes económicos– estaba la polémica eliminación del subsidio a los combustibles.

Desde hace 40 años –cuando empezó el primer boom petrolero en el Ecuador– la gasolina extra, súper y el diésel están subsidiados por el Estado ecuatoriano. Después de Venezuela y Bolivia, Ecuador es el país de América Latina con el precio de combustible más bajo. Lenín Moreno, quien dijo que el país destina más de mil 300 millones de dólares al año a este subsidio, es el primer presidente que se atreve a quitarlo.

Los transportistas fueron los primeros en reaccionar. El 2 de octubre anunciaron la paralización de sus actividades. Ese día, el representante de la Federación Nacional de Cooperativas de Transporte Público de Pasajeros del Ecuador, Abel Gómez, dijo que, si la reforma empezaba al día siguiente, “la transportación lamentablemente no sale a operar”.

A los transportistas se sumaron gremios de profesores y estudiantes universitarios. Con las protestas llegó también la represión policial. Ese primer día de huelga, tres periodistas denunciaron haber sido agredidos por la fuerza pública. Ese primer día de huelga, también, el presidente Moreno anunció un estado de excepción en el que, según la Constitución, se suspende o limita “el ejercicio del derecho a la inviolabilidad de domicilio, inviolabilidad de correspondencia, libertad de tránsito, libertad de asociación y reunión, y libertad de información”. “Las medidas están completamente en firme”, recalcó Moreno.

Más allá de la eliminación al subsidio de los combustibles, algunas de las otras medidas económicas anunciadas son la eliminación del anticipo al impuesto a la renta, la supresión de aranceles para bienes tecnológicos y la reducción de las vacaciones de los funcionarios del sector público de 30 a 15 días, como ocurre en el sector privado. El paquete es consecuencia del acuerdo que el país alcanzó en febrero con el Fondo Monetario Internacional, en el que la entidad económica exigía esas reformas a cambio del acceso a crédito.

Cuando anunció las medidas, Moreno también recordó que durante su Gobierno se han eliminado 20 ministerios, 23 mil funcionarios públicos han sido cesados y se ha reducido 20% del sueldo de los funcionarios con nivel jerárquico superior. Lenín Moreno llegó a la presidencia de Ecuador en mayo de 2017, después de que Rafael Correa estuviera 10 años en el poder. Correa, el día de cambio de mando, era su amigo y antecesor.

NO SOMOS RESPONSABLES

Moreno en su alocución del pasado lunes, en la que anunció el traslado de la sede del gobierno desde Quito a Guayaquil, según atribuciones que le da la Constitución, acusó al Presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, de ser uno de los causantes de las revueltas sociales que se han suscitado en dicho país.

El presidente Nicolás Maduro responsabilizó al Fondo Monetario Internacional de los movimientos sociales que han iniciado en Ecuador

No obstante, el Primer Mandatario venezolano, reaccionó rápidamente ante los irresponsables señalamientos del presidente ecuatoriano, destacando que no tiene nada que ver con las movilizaciones sociales que actualmente existen en el Ecuador.

“El único responsable de lo que pasa en Ecuador es el Fondo Monetario Internacional, sus políticas hambreadoras son las que han generado caos en Ecuador, yo no tengo nada que ver con eso, todo mi apoyo al pueblo ecuatoriano que está en las calles luchando por sus derechos”, destacó el Presidente venezolano.

De la misma forma, Maduro recomendó al Jefe de Estado ecuatoriano a revocar el decreto 833 que ampara las medidas económicas en contra del pueblo más vulnerable de dicho país.

Al Jefe de Estado de Ecuador se le escapó el país de las manos gracias a sus políticas apegadas a las exigencias del FMI

“Si usted, señor Lenín Moreno, quiere ver la realidad, eche para atrás ese paquete económico y dialogue con el pueblo de Ecuador”, dijo.

El mandatario venezolano hizo referencia así al hecho de que Moreno lo acusó de activar, junto al expresidente ecuatoriano Rafael Correa, un plan de “desestabilización” en Ecuador a propósito de las fuertes protestas que se registran en ese país desde el pasado jueves a raíz de las medidas económicas adoptadas por el Gobierno como la retirada del subsidio a los combustibles.

Finalmente, el Presidente señaló que el FMI “quiere imponer en América Latina su modelo excluyente, generador de miseria, generador de pobreza, su modelo oligárquico que beneficia al capital”.

YLAI OLMOS CASTILLO