De la mano de su pionero Homero Díaz Osuna, Tigres disputó su primer juego en la LVBP un 15 de octubre de 1965 FOTOS ARCHIVO TIGRES DE ARAGUA

*** Durante este trayecto el equipo ha formado grandes figuras que han dejado el corazón dentro y fuera del campo, entre ellos David Concepción, dueño de grandes números, jugadas y actualmente parte de la gerencia del equipo ***

CIUDAD MCY.- Quinto juego de la final, con la pizarra 10 a 3 en el noveno inning y Navegantes del Magallanes al dominio del encuentro, un racimo de hits y boletos acercó a los Tigres de Aragua. Alex Romero se vistió de héroe con un batazo entre center y right para darle, quizás, el campeonato más memorable que un equipo de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional (LVBP) haya conseguido. Así lo recuerdan en el estadio José Pérez Colmenares de Maracay en la celebración de sus 54 años.

Aragua hizo su debut en la pelota criolla un viernes 15 de octubre, durante la zafra 65-66, de la mano de su fundador y pionero, Homero Díaz Osuna, uniéndose a Tiburones de la Guaira, Leones del Caracas, Magallanes, Industriales de Valencia y Cardenales de Lara.

Dirigidos por el ex campo corto, José Antonio Casanova, los bengalíes cayeron en su primer partido ante los Industriales, sin embargo, en Maracay empezaba a nacer una historia de triunfos y también derrotas, que forjaron la identidad de los fanáticos tigreros y el amor que cada año profesan en los alrededores del campo ubicado en la calle Campo Elías.

AL PASO DE UN REY

En 54 años de historia, los Tigres han entregado grandes peloteros al mundo del béisbol, de hecho, Aragua creció al paso de un Rey, el mismísimo David Concepción, quien guarda en su haber tres títulos, conseguidos al lado de Rod Carew, Teolindo Acosta, Cesar Gutiérrez y Roberto Muñoz, figuras insignes del béisbol venezolano.

Fueron 23 años vistiendo la camiseta de los Tigres de Aragua, tiempo suficiente para dejar grandes números y ganarse el respeto y amor de los aragüeños que hoy lo recuerdan con mucho cariño.

Concepción acumuló 818 hits, 114 dobles, 26 triples, 43 jonrones, impulsó 352 carreras y anotó 399, recibió 378 boletos y dejó average de .298 en 719 juegos en los que participó. Actualmente, el recordado campocorto pertenece a la directiva de sus amados Tigres, y de vez en cuando se deja ver en sus tribunas, donde alguna vez expresó querer seguir visitando toda su vida.

Por si fuera poco, en Venezuela, el Rey David se convirtió en líder vitalicio de temporadas jugadas (23), juegos, veces al bate, hits, anotadas y bases robadas. Fue autor del primer triple play sin asistencia en al LVBP, un 14 de diciembre de 1987, ante Cardenales de Lara.

Participó en cuatro series del Caribe y en las temporadas 79-80, 82-83 y 89-90, tuvo el honor de ser manager y jugador al mismo tiempo de los bengalíes.

LOS MÁS RECORDADOS

Sin dudas, Concepción abrió las puertas a la grandeza a las siguientes generaciones tigreras, entre ellos, es necesario mencionar a Leonardo Hernández, Víctor Davalillo, Pedro Castellanos, Juan Rivera, Rubén Salazar, Eduardo Pérez, quien más tarde sería electo como manager de Aragua y el “Matador” Richard Garcés, reconocido en la LVBP como el Pitcher del Año en la zafra 94-95, Cerrador del Año en la 94-95 y 95-96, y Regreso del Año en la 93-94.

Hacia los años de dinastía, los Tigres lograron armaron un trabuco de nuevas piezas que, difícilmente, los fanáticos tigreros puedan olvidar, en especial al manager más ganador de Venezuela, Buddy Bailey, encargado de dirigir un roster de luminarias, donde brillaban Alex Romero, Ronny Cedeño, Miguel Cabrera, Rosman García, Alex Delgado, Alex Núñez, Luis Maza, Francisco Buttó y Luis Rodríguez.

Dueños de títulos en seis campeonatos, casi de forma consecutiva, durante el transcurrir de una década lograron obtener un par de bicampeonatos (temporadas 03-04, 04-05) y un tricampeonato (06-07, 07-08, 08-09), además de una Serie del Caribe, en Mexicali 2009. Definitivamente, aquella década era un espacio en blanco en la historia de la LVBP, creada especialmente para el equipo de Maracay.

Diez títulos guardan los Tigres en su historia, entre ellos, dos bicampeonatos, un tricampeonato y una Serie del Caribe

Más tarde, en la temporada 2015-2016, y ante los Navegantes del Magallanes en Valencia, Aragua puso a recordar de nuevo a los fanáticos magallaneros regresando de atrás en una serie que se encontraba 0-2, para acreditarse su décimo título en la LVBP.

UN HÉROE OCULTO

Alexander Anzola ha visto pasar su vida en los espacios del estadio José Pérez Colmenares, primero como batboy durante diez años, y luego como jefe de club house, cumpliendo un total de 17 años vistiendo el uniforme de los Tigres y siendo figura fundamental dentro del equipo.

Los duros rasgos de su rostro se suavizan con una sonrisa cuando piensa en todo lo que ha vivido en el béisbol, su mirada se llena de orgullo, y con alegría recuerda que llegó en la temporada 2003-2004, para él los mejores años del equipo.

Alexander Anzola, el héroe oculto de los Tigres de Aragua

Su trabajo consiste en la organización dentro de cada locker de los jugadores, de él depende que cada uniforme e implemento deportivo esté en su lugar cuando los peloteros lleguen al estadio, y que el salón, a su vez, esté limpio y en orden. Por lo tanto, es uno de los primeros en llegar, y el último en irse.

Una dura labor que el béisbol ha sabido retribuirle, con cada campeonato que ha gozado al lado de sus compañeros. “Con cada año, llega la ilusión de volver a estar aquí, de repetir, de ver al equipo ganar, de seguir viviendo alegrías, esa es mi esperanza”, agregó.

17 años después, mira en retrospectiva y expresa que “han sido años agradables y buenos para mí. Si hay algo que no olvidaré jamás fue aquel título ante Magallanes, en el que regresamos en el marcador, fue el más emotivo. Recuerdo que varios peloteros se estaban cambiando, dimos el juego por perdido, pero algo cambió, con el turno de Alex Romero, llegó aquella historia inolvidable”.

JHOSMARI BLANCO