FUENTES: HISPANTV/SPUTNIK/RESUMENLATINOAMERICANO.ORG

**El actual gobierno salvadoreño pretende congraciarse con la administración de Donald Trump para alinearse con los objetivos de dominación estadounidense en Latinoamérica, opuestos al ideal de integración y soberanía regional.

CIUDAD MCY .- El pasado domingo 3 de noviembre, el Gobierno de El Salvador dio a los diplomáticos venezolanos acreditados en esta nación centroamericana un plazo de 48 horas para abandonar el país, al desconocer la legitimidad del presidente Nicolás Maduro y alinearse con las políticas agresivas de EEUU y reconocer al jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana, Juan Guaidó, como “presidente encargado” de Venezuela.

A través de un comunicado el Gobierno de El Salvador expulsó al cuerpo diplomático de Nicolás Maduro, siendo coherente con las reiteradas declaraciones del presidente Nayib Bukele en las que “no reconoce la legitimidad del Gobierno de Maduro”, se lee en el texto.

La medida de Bukele, recuerda la nota, fue en consonancia con el voto de El Salvador en la sesión de la Organización de Estados Americanos (OEA) del pasado 28 de agosto, cuando apoyó al informe de la alta comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Michelle Bachelet, plagado de inconsistencias y errores.

Del mismo modo, el Gobierno salvadoreño anunció que reconoce la autoproclamación del jefe de la Asamblea Nacional (AN) venezolana —de mayoría opositora y en desacato desde 2016— Juan Guaidó como “presidente encargado” de Venezuela.

Bukele, quien asumió las riendas de El Salvador el pasado 1º de junio, desde el comienzo procuró tomar distancia de Venezuela al proclamar a Estados Unidos como su gran aliado histórico, completamente diferente a su antecesor, Salvador Sánchez Cerén, quien tras los intentos de usurpación de Guaidó reiteró “total apoyo” al Gobierno legítimo de Maduro.

MADURO: PELELE DEL IMPERIALISMO

El propio presidente Nicolás Maduro repudió la pretensión del Gobierno de El Salvador de reconocer a Juan Guaidó como mandatario, así como la expulsión del cuerpo diplomático de Venezuela presente en esa nación centroamericana.

Durante su participación en la clausura del III Encuentro Antiimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo, que se realizó en La Habana, Cuba, Maduro expresó que la unión entre los pueblos de ambos países se mantendrá a pesar de las estrategias del gobierno de Nayib Bukele.

Aseveró que la acción está alineada con la administración estadounidense y calificó al presidente salvadoreño como un “pelele del imperialismo”.

Allí afirmó que ningún imperialismo va a separar a los pueblos de El Salvador y de Venezuela. Le dio “vergüenza cómo se desfigura, se derrite frente al imperialismo una persona que llegó a la Presidencia. Bukele tendrá su lugar en la historia. En la historia te toca tu lugar como traidor y pelele del imperialismo”.

RECIPROCIDAD DIPLOMÁTICA

Poco después, el Gobierno Bolivariano anunció la expulsión del personal diplomático de El Salvador en apego al principio de reciprocidad.

“Bukele asume oficialmente el triste papel de peón de la política exterior de EEUU, al dar oxígeno a su estrategia de agresión contra el pueblo venezolano”, declaró el canciller de Venezuela, Jorge Arreaza.

Caracas concedió a los diplomáticos salvadoreños 48 horas para abandonar el país y acusó al Gobierno de El Salvador de “contribuir a la menguante estrategia estadounidense de intervención y bloqueo económico contra Venezuela”, además de “hacerle honor al trato humillante que el Gobierno de EEUU les ha dado a sus conciudadanos en materia de política migratoria”.

“La República Bolivariana de Venezuela ratifica que siempre estará al servicio de El Salvador para consolidar la paz, la soberanía, la independencia y la integración. Ninguna farsa pasajera afectará a los profundos e históricos vínculos que han unido y unirán al pueblo salvadoreño y al pueblo venezolano, desde siempre y para siempre”, concluyó el comunicado.

RECHAZO A BUKELE

La decisión del presidente de El Salvador, Nayib Bukele, de expulsar a los diplomáticos de Venezuela provocó el rechazo de varios líderes, movimientos sociales y políticos de América Latina.

EXPRESIDENTE SÁNCHEZ CERÉN

El expresidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, denunció que Bukele está mostrando rasgos de dictador y responde a los intereses de Estados Unidos. Explicó que defiende la democracia que da beneficios a sectores económicos y no la que permite el desarrollo del pueblo, y sostuvo que la decisión de expulsar al cuerpo diplomático de Venezuela fue una medida “equivocada”.

Al respecto, expresó que la determinación del Ejecutivo salvadoreño de reconocer a Juan Guaidó no fue consultada, y la calificó como propia de una dictadura, puesto que no favorece al pueblo ni el espíritu democrático.

“Ha sido una decisión equivocada; la democracia que está defendiendo Nayib Bukele es la democracia que responde a los grupos económicos y a los intereses de Estados Unidos, que está siendo gobernado por intereses muy nefastos”, enfatizó u participación en el III Encuentro Antimperialista de Solidaridad, por la Democracia y contra el Neoliberalismo.

“El presidente Nayib Bukele viene cometiendo muchos errores, es un error que afecta la imagen de nuestro país. Nuestro país ha transitado por la lógica democrática, que reconoce las democracias, y en Venezuela el presidente Nicolás Maduro es un presidente electo por el pueblo y el señor Guaidó es una persona impuesta, eso no se puede reconocer”, expresó.

DIPUTADA Y EXCOMANDANTE NIDIA DÍAZ

“Condenamos totalmente esta medida fascista de Nayib Bukele, que refleja su total servilismo al imperio estadounidense, violentando todo el derecho internacional y la soberanía y autodeterminación de Venezuela, un pueblo que decidió su propio destino”, expresó la diputada del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) Nidia Díaz.

La excomandante Díaz, una de las personas que rubricaron los Acuerdos de Paz de Chapultepec de 1992, que pusieron fin a doce años de guerra civil, expresó su rechazo a la política exterior de la administración de Bukele, que, a su entender, “solo ha sido puesta al servicio de las políticas del Gobierno de Estados Unidos”.

OTROS

En tanto, el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) expresó: “nos solidarizamos con el pueblo y su legítimo presidente, Nicolás Maduro. Con el pueblo de Venezuela nos unen lazos históricos en la búsqueda de solución a nuestro conflicto armado y de solidaridad en momentos difíciles de nuestra patria”.

Por su parte, el expresidente de Honduras, Manuel Zelaya (2006-2009), declaró que la expulsión de diplomáticos venezolanos de El Salvador y de Honduras responde al brutal sometimiento a Estados Unidos.

SUMISIÓN ESTILO CACHORRO

La decisión del Gobierno de El Salvador de expulsar a los diplomáticos de Venezuela del país centroamericano forma parte del comportamiento de su presidente, Nayib Bukele, quien se convirtió en agente de EEUU.

Bukele responde así a los lineamientos que le da el Departamento de Estado, para tratar de perjudicar la relación entre ambas naciones, la cual no será posible porque se mantendrá la diplomacia de integración entre los pueblos, entre los partidos, y existe una excelente unión con buena parte del pueblo salvadoreño.

Se considera que esta postura no colabora con la preservación de una zona de paz en la región y es contraria a todo espíritu de diálogo y acercamiento, imprescindibles para la resolución pacífica de los conflictos políticos en NuestrAmérica.

MARCOS GAVIDIA