CIUDAD MCY.- Evo Morales denunció este martes que un militar miembro de su equipo de seguridad recibió una oferta de 50.000 dólares para entregarlo, a propósito del golpe de Estado consumado el pasado domingo 10 de noviembre.

Tras arribar a México para recibir asilo político del Gobierno de ese país centroamericano, Morales precisó que un día antes de su dimisión, específicamente, el pasado sábado 9 de noviembre, el militar le informó sobre la oferta formulada por los factores golpistas.

“El 9 de noviembre, sábado, cuando llegaba a la zona de trópico en Cochabamba, un miembro del equipo de seguridad, del ejército, informó, y me hizo leer mensajes, y comentó llamadas, que le pedían que me entregara a cambio de 50.000 dólares, un día antes de nuestra renuncia”, afirmó Morales, al tiempo que expresó su reconocimiento al canciller mexicano, Marcelo Ebrard.

“Estamos muy agradecidos porque el presidente de México, el gobierno y pueblo boliviano me salvó la vida”, dijo durante una conferencia de prensa al pisar suelo mexicano.

Recordó que su dimisión obedeció a su interés por evitar la violencia, el hostigamiento y el derramamiento de sangre del pueblo boliviano, además de coadyuvar a la pacificación de su país.

De igual forma, asentó que la policía se sumó en la última etapa para consumar el golpe de Estado y precisó que los grupos violentos alentados por la derecha de ese país, quemaron los tribunales electorales, sedes sindicales, las residencias de varias autoridades del Mas, así como las viviendas de sus familiares y atacaron su domicilio en Cochabamba, denunció.

“Pensé que habíamos terminado con la discriminación con la opresión, pero surgen otros grupos que no respetan la vida, menos a la patria, será parte de la luchas ideológicas, programáticas”, apuntó.

Información AVN