CIUDAD MCY.- El presidente de la República Bolivariana de Venezuela, Nicolás Maduro Moros, exigió este martes respeto a la bandera wiphala y a los pueblos originarios, ante la cruenta represión de la que es víctima el pueblo boliviano tras consumarse el golpe de Estado que depuso al presidente constitucional de ese país, Evo Morales Ayma.

«Igualdad, unidad en la diversidad y paz» solicitó el jefe de Estado y de Gobierno al afirmar que la bandera wiphala recoge la esencia de lo que somos, los colores de todos los pueblos y la pachamama.

Fuertes hechos violentos contra militantes y dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS), amedrentamiento a periodistas, quema de residencias y traición de aliados políticos y miembros de la Policía Nacional, han sumido a Bolivia en una crisis política.

Miles de indígenas se movilizaron en Bolivia para rechazar el golpe de Estado contra Evo Morales, quien aceptó el asilo político ofrecido por el Gobierno de México ante las amenazas en su contra.

En respuesta a la movilización indígena, el ejército y la policía han desplegado a cientos de elementos en las calles de la capital boliviana para reprimir las protestas y amenazaron con emplear la fuerza contra los manifestantes.

Entretanto, la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia se declaró en estado de emergencia y llamó a movilizarse.

«Han masacrado al pueblo boliviano, antes y hoy quieren volver a masacrar (…) ¡Basta!» manifestó la organización campesina.

Por su parte, desde Caracas, el Congreso Internacional Afrodescendiente alzó su voz en respaldo al líder indígena, Evo Morales, y el pueblo boliviano, que hoy sufre la arremetida fascista, racista e imperial.

Información Prensa Presidencial