**El presidente de Bolivia, exiliado en México, criticó que EEUU reconozca a Jeanine Añez, autoproclamada como presidenta interina pasando por encima de la Constitución.

CIUDAD MCY.- El presidente boliviano, Evo Morales, denunció este miércoles que el golpe de Estado, que lo obliga a estar en el exilio, es una conspiración política y económica que viene desde Estados Unidos.

El mandatario indígena repudió que el gobierno estadounidense reconozca a la senadora Jeanine Añez como presidente interina, luego de su autoproclamación que va en contra de la Constitución boliviana.

Recordó que la Organización de Estados Americanos (OEA) violó los acuerdos alcanzados en el marco de la auditoría de los votos de las elecciones generales del pasado 20 de octubre.

Morales precisó que el informe oficial de este organismo regional debía ser presentado este miércoles con rigor técnico, sin embargo, en la madrugada del domingo dio un informe preliminar con intención política.

Aseguró que antes de concretarse el golpe de Estado pidió conversar con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien se negó. “No hagan eso, va a haber muertos”, advirtió Morales a la misión del organismo regional.

Por otro lado, el líder indígena pidió a la policía y Fuerzas Armadas detener las agresiones contra las movilizaciones que rechazan el golpe de Estado.

Destacó que durante su gestión se ha equipado a los cuerpos de seguridad para proteger al país, pero ahora estas municiones son usadas contra el pueblo. Además, Morales envió un mensaje a los movimientos sociales y pidió preservar la paz y la vida.

Información TELESUR