El ALBA-TCP emitió una declaración final, en la que condenó el golpe de Estado promovido por la ultraderecha boliviana | FOTO TELESUR

CIUDAD MCY.- El presidente de Bolivia en el exilio, Evo Morales, nuevamente instó al diálogo político para la pacificación del Estado Plurinacional y por el retorno del orden constitucional, tras el golpe de Estado perpetrado en su contra el domingo pasado.

“Hermanas y hermanos, pronto la wiphala y la tricolor flamearán juntas como símbolos de paz, unidad y hermandad del pueblo boliviano. Insistimos en pedir que se instale el diálogo nacional que garantice el retorno de nuestra querida Bolivia al rumbo de la pacificación democrática”, escribió Morales este viernes en la red social Twitter.

Morales se encuentra en México al aceptar del Gobierno de este país el asilo político para proteger su vida al verse forzado a renunciar ante la ola de violencia desatada por la derecha contra familiares y seguidores, así como por el rechazo de las Fuerzas Armadas a respaldar su gobierno.

Ha sido insistente en sus llamados a la pacificación de Bolivia y ha dirigido sus exhortaciones al diálogo a los sectores que han arremetido con violencia fascista contra la población indígena y que se negaron a aceptar su derrota el pasado 20 de octubre, el cual rechazaron con el alegato de un presunto «fraude» sin que hasta hoy se hayan presentado pruebas.

El miércoles pasado solicitó a organismos internacionales, entre ellos a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) acompañar el mecanismo del diálogo.

Este jueves, el Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP), por su parte, en Managua, Nicaragua, evaluó la situación en Bolivia y en su declaración final ratificó su apoyo a la disposición de Morales de regresar al país y convocar un gran diálogo nacional para devolver al Estado Plurinacional la estabilidad, la paz y el orden constitucional.

ALBA-TCP: Adoptamos la disposición de Evo Morales de regresar a Bolivia y convocar un diálogo nacional

El Consejo Político de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América- Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) se reunió el jueves en Nicaragua para discutir sobre el golpe de Estado contra el presidente legítimo de Bolivia, Evo Morales.

El ALBA-TCP emitió una declaración final, en la que condenó el golpe de Estado promovido por la ultraderecha boliviana.

“Adoptamos la disposición de Evo Morales de regresar al país y convocar a un gran diálogo nacional como vía política para restituir la paz y el orden institucional”, dijo el canciller venezolano Jorge Arreaza en la lectura de la declaración final.

Al inicio de la sesión, el canciller de Bolivia, Diego Pary, denunció ante los países miembros del ALBA-TCP que el golpe de Estado de Bolivia no se fraguó el día de las elecciones (20 de octubre), sino que ya era parte de la agenda de la derecha desde antes de los comicios.

“El tema del fraude electoral, la segunda vuelta, nuevas elecciones, solo fueron falsos argumentos que usó la derecha boliviano para consumar el golpe de Estado”.

Asimismo, detalló que el golpe de Estado se consumó el 10 de noviembre con la “sugerencia” de las Fuerzas Armadas (FFAA) y la Policía Nacional Boliviana al presidente Evo Morales de presentar su renuncia. Esto ocurrió cuando ya el país se encontraba sumido en una ola de violencia, liderada por los opositores Luis Fernando Camacho y Carlos Mesa, quienes usaron la excusa de un supuesto fraude para sacar a las calles grupos de choque que atentaron contra la población indígena y funcionarios gubernamentales.

El ALBA-TCP emitió una declaración final, en la que condenó el golpe de Estado promovido por la ultraderecha boliviana.

“Adoptamos la disposición de Evo Morales de regresar al país y convocar a un gran diálogo nacional como vía política para restituir la paz y el orden institucional”, dijo el canciller venezolano Jorge Arreaza en la lectura de la declaración final.

“Denunciamos el golpe de Estado que vive el país fue orquestado por el candidato Carlos Mesa, por el dirigente cívico Camacho, la Policía y las Fuerzas Armadas”, explicó.

En este sentido, Pary hizo un llamado a la comunidad internacional a repudiar esta alteración del orden constitucional de Bolivia y a desconocer el gobierno ilegítimo de la senadora Jeanine Áñez.

También pidió respeto a la vida y derechos humanos de los miles de bolivianos que se encuentran movilizados contra el golpe de Estado.

Información AVN | TELESUR