CIUDAD MCY.- Según un comunicado emitido este viernes por la Oficina de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la represión policial en Ecuador ejercida durante diez días, entre el 3 y el 13 de octubre, contra los manifestantes fue innecesaria y desproporcionada.

La nota suscrita por la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh), Michelle Bachelet, apuntó que la actuación de las fuerzas de seguridad de Ecuador dejó hasta el momento nueve muertos y más de mil heridos, entre ellos 435 miembros de las fuerzas de seguridad, y así como 1382 detenidos.

La nota recoge además que, de acuerdo con las denuncias recogidas por la misión de la ONU en ese país, quedó claro que muchas de las detenciones registradas se dieron de forma arbitraría. Bachelet en su carta señaló que las protestas “tuvieron un alto costo humano” y que las personas deberían haber podido expresar sus quejas sin temor a ser lesionadas o detenidas.

La funcionaria también instó a todos los actores en Ecuador a “entablar un diálogo para prevenir nuevos conflictos y forjar una sociedad incluyente y pacífica con pleno respeto por su naturaleza multicultural”.

En otra parte del comunicado se lamenta que la actividad represiva de los agentes del orden contra manifestantes “no se ajustó a las normas”.

Las protestas se iniciaron tras el anuncio del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, sobre la eliminación de los subsidios a los combustibles domésticos y el transporte público.

Información HISPANTV