Fuentes: REBELIÓN.ORG/RESUMENLATINOAMERICANO.COM/TELESUR

**Son más de 240 manifestantes los que han sufrido heridas oculares durante 50 días de protestas chilenas por impactos de proyectiles, disparados por el aparato represor. La ceguera parcial o total de uno o ambos ojos ha sido el desenlace para decenas de jóvenes.

CIUDAD MCY.- El Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile cifró hace una semana en 242 las personas que sufren graves lesiones oculares, debido a la fuerte represión de los carabineros en las masivas protestas que vive el país desde el 18 octubre.

El informe presentado por el instituto, detalla que, de los heridos, dos sufren estallido ocular, 73 presentan lesiones de diverso tipo, mientras que cinco han perdido uno de los ojos, y otras 161 padecen traumas oculares.

Entre las causas del elevado número están los disparos directos de balines contra la cara de los manifestantes por parte de los carabineros, así como el lanzamiento de bombas lacrimógenas, lo cual ha sido denunciado por diversas organizaciones defensoras de los derechos humanos.

Por su parte, el Colegio Médico de Chile reportó que el número de personas con lesiones oculares por la represión policial durante las manifestaciones es el mayor registrado a nivel mundial.

Manifestantes respaldan a víctimas de lesiones oculares causadas por disparos de policías

De acuerdo a lo informado por el gremio la cifra está en aumento, ya que hay casos de personas que se atendieron en otros recintos hospitalarios y en centros privados.

SIN ANTECEDENTES

De acuerdo a los análisis hechos por el colegio médico chileno, algunos de los balines utilizados por la policía chilena tienen centro metálico, por lo que “el nivel de energía que tienen es como para destruir completamente un ojo”.

Han sido muchos los pacientes atendidos “que han perdido el ojo por el impacto directo de una bomba lacrimógena”. Se debería suponer que hay protocolo para hacer uso de la bomba, pero según relatos, les impactaron disparadas muy poca distancia y directamente de la cintura hacia arriba, y eso produce un daño, un estallido ocular.

Chile despertó y el Estado encegueció la visión de Gustavo Gatica, como castigo dirigido a toda la sociedad chilena

Es impactante que, en Chile en semanas, haya tenido un mayor número de casos que en cualquier situación de agitación social que se ha presentado en el mundo.

Al comparar los hechos con protestas en distintos lugares del mundo, la cifra causa escalofríos. Por ejemplo, en Israel y los territorios palestinos ocupados como la Franja de Gaza, en los últimos 27 años se registraron 300 heridos con afectaciones oculares, una cifra que resulta al tener en cuenta que en un período aproximado de dos semanas Chile registró la mitad de ese número.

LA DIGNIDAD CUESTA UN OJO DE LA CARA

Mientras las nuevas generaciones pierden sus ojos por recuperar la dignidad de un pueblo pisoteado por más de 40 años, Piñera, su gobierno y empresarios, logran por la fuerza de decretos la presencia de las Fuerzas Armadas en las calles.

Chile despertó y el Estado encegueció la visión de Gustavo Gatica, como un castigo dirigido a toda la sociedad chilena. Esto no es un caso aislado, esto es consecuencia de una política de represión sistemática y planificada desde el gobierno y con la aplicación instrumental por parte del Cuerpo de Carabineros con inspiración pinochetista.

El estudiante universitario se convirtió en el primer manifestante en quedar completamente ciego después de que sus ojos fueran impactados por los disparos de la policía antidisturbios, el pasado 8 de noviembre durante una movilización en Santiago.

El caso de Gatica se convirtió en un símbolo entre los más de 200 activistas que han sufrido lesiones oculares.

TIBIOS INFORMES DE VIOLACIÓN DE DDHH

De los informes de DDHH, muy superficial resultó el de Human Right Watch, del sempiterno y mediático, “defensor” y también chileno, José Miguel Vivanco, ya que señaló que no hubo una política sistemática de la represión y desconoció la responsabilidad política de Sebastián Piñera. Esto pone en claro cómo el sistema en su conjunto busca banalizar este tipo de hechos.

El otro, el informe de Amnistía Internacional (AI), que sí habla de responsabilidades políticas y de violaciones sistemáticas de DDHH. AI señaló que hay presencia de una represión feroz hacia el pueblo.

APARATO MEDIÁTICO ADORMECEDOR

Sin embargo, los medios de comunicación chilenos, buscando la política del empate, igualan el accionar violento del terrorismo de Estado con el accionar de jóvenes que hacen frente a la represión con piedras y palos.

Es inaceptable como los medios de comunicación se desmarcan de manera intencional del tema central que motivó el estallido social, develando el terror que tiene la oligarquía de perder su modelo de vida, sus ganancias exorbitantes y sus privilegios.

El Estado y todo su aparataje mediático, quieren que se vuelva a una falsa paz social, pasando por encima de asesinados, torturados, violados y jóvenes con pérdida parcial o total de visión, que no son pocos. Incomparable la pérdida material, con la pérdida de ojos y vidas humanas.

La gente sabe que esta manipulación mediática busca llevarlos nuevamente al adormecimiento por 40 años más de abusos y de esclavitud, bajo el mismo modelo económico neoliberal, con asamblea constituyente o sin asamblea constituyente, pues el problema ya no es solo el marco jurídico en el que se desenvuelve la sociedad chilena, sino que es el perverso modelo económico neoliberal capitalista, del cual Chile fue su laboratorio, y su gente los conejillos de India.

MARCOS GAVIDIA