Bullón fue un ferviente impulsor de la cultura nacional | FOTO PRENSA MPPC

CIUDAD MCY.- La familia cultural aragüeña recibió este jueves, con honda consternación, la noticia del fallecimiento del cultor Claret Ramón Bullón, promotor de las tradicionales Burriquitas de San Casimiro e hijo del también cultor Elpidio Bullón, presidente de la fundación que lleva su nombre.

Se conoció que el repentino fallecimiento de Claret Ramón se debió a un derrame pleural que puso fin a su existencia y que truncó las esperanzas de que se convirtiera en el heredero del legado cultural construido, durante 52 años, por su padre Elpidio mediante el baile de la Burriquita, “La Embajadora de San Casimiro”, como él mismo la llamaba.

Sobre el deceso de su hijo, Elpidio Bullón afirmó que la noticia “sorprendió enormemente a toda la familia, porque Claret Ramón siempre fue un muchacho sano, que casi nunca se enfermaba; lamento enormemente la mala pasada o emboscada que le tendió la vida”.

Nacido el 14 de agosto de 1969, la vida de Claret Bullón transcurrió entre maderas, martillos y clavos, debido a que escogió la carpintería como medio para su sustento de vida y el de su familia, profesión que compartió con la pasión heredada de su padre de bailar la Burriquita, tanto en los espacios de la localidad que le vio crecer como en otras latitudes de la geografía nacional.

Información PRENSA MPPC