Samuel Moncada, embajador de Venezuela ante las Naciones Unidas | FOTO AGENCIAS

**En debate en el Consejo de Seguridad sobre la Defensa de la Carta de la ONU, la delegación venezolana afirmó que es un código de conducta para todas las naciones.

CIUDAD MCY.- El representante permanente de la República Bolivariana de Venezuela ante la Organización de las Naciones Unidas, Samuel Moncada, reafirmó el compromiso de la nación con la Carta y con las normas del derecho internacional, a la vez que expresó el apoyo del país a la conformación de un Grupo de Amigos en Defensa de la Carta de las Naciones Unidas, con el fin de garantizar a todos los pueblos del mundo la efectiva aplicación del más importante instrumento jurídico, moral e intelectual, diseñado por la humanidad, para impedir una Tercera Guerra Mundial desde 1945.

Durante el debate abierto del Consejo de Seguridad sobre la Defensa de la Carta de las Naciones Unidas, la delegación venezolana destacó que el documento fundacional es un código de conducta para todos los Estados miembros de la ONU. Allí no existe la posibilidad de decidir cuál sección del texto aceptar o rechazar, al tiempo que destacó que el cumplimiento del mismo es la garantía para el efectivo mantenimiento de la paz y la seguridad internacionales.

“Hoy vemos que el resurgimiento de ideologías supremacistas, negadoras de la igualdad y la diversidad de la humanidad lleva al mundo al borde de un conflicto bélico de consecuencias impredecibles. Un conflicto armado que amenaza incluso la existencia de toda una civilización por parte de un Estado que cree estar por encima de la legalidad internacional”, expresó Moncada.

“Un Estado que pregona su poder militar y su ideología ´excepcionalista´ para imponer su soberanía nacional sobre la soberanía de todos los pueblos del mundo es una amenaza para la paz y tranquilidad de la sociedad entera”, alertó el diplomático venezolano.

Moncada destacó que los 193 Estados integrantes de la ONU y, más aún, los miembros del Consejo de Seguridad, deben evitar la catástrofe de una próxima guerra, defendiendo la Carta de la organización multilateral.

“En la historia de la humanidad no ha existido alternativa superior a la Carta, ignorar su valor y su carácter obligatorio es, no solo una traición a las generaciones pasadas que nos legaron ese instrumento de paz, sino también una traición a las generaciones futuras que merecen vivir sin los indecibles sufrimientos de la guerra”, finalizó el diplomático.