L’Onde du Midi pertenece a la categoría cinética de Plano Flexionarte de este artista | FOTO CORTESÍA

CIUDAD MCY.- La obra cinética L’Onde du Midi, del artista venezolano Elías Crespin, formará parte del decorado permanente del Museo del Louvre, ubicado en París, a partir del próximo 25 de enero. Se trata de la primera vez que un artista nacional recibe tal reconocimiento en la pinacoteca más famosa del mundo.

La instalación de la pieza se realiza con motivo del 30º aniversario de la célebre pirámide de cristal que se encuentra en la fachada de la edificación parisina. La obra de Crespin estará en lo alto de la escalera meridional del museo y está conformada por 128 tubos metálicos colgados de hilos motorizados, “cuyo movimiento dibuja una sutil coreografía”, dice la nota de prensa difundida por el Louvre.

L’Onde du Midi pertenece a la categoría cinética de Plano Flexionarte. Es una escultura móvil que presenta un plano horizontal rectangular de casi diez metros de largo (1,50 x 9,50 m) cuando está en reposo. “Con su incesante movimiento, la escultura parece desafiar las leyes de la gravedad”, dice el comunicado del museo.

“Al accionarse en el espacio alcanza una amplitud de tres a 4,50 metros de alto, al ritmo de secuencias establecidas mediante algoritmos numéricos. Esta coreografía ondulatoria, en la que la linealidad mecánica está ausente, privilegia la lentitud y favorece la contemplación y la fascinación. Frente a ella, como hipnotizado, el espectador se ve sumergido en una danza lenta y grácil de formas infinitas e impredecibles. Su aleatoria con duración espacial nos sorprende sin parar, mediante formas que se expanden, se aplanan y se difractan; pasando del orden al caos, de lo simple a lo complejo”, destaca la reseña.

Citado por la mencionada nota, Crespin dice de su obra: “Las formas y la lógica siempre me han atraído. Soy sensible a la sensualidad y a la percepción de las cosas, como puede ser apreciar una bonita puesta de sol. Pero también hay cosas complejas que me interesan, las funciones, las propiedades de un círculo o de un triángulo, el trazado que puede resultar de una determinada relación matemática”.

Con la exhibición de esta obra, que estará de forma permanente a la vista del público del museo, el venezolano sigue los pasos de otros creadores de arte contemporáneo internacional que también con sus trabajos han enriquecido el marco arquitectónico del Louvre, entre ellos George Braque, Anselm Kiefer, François Morellet, y Cy Twombly.

Crespin nació en Caracas en 1965. Estudió ingeniería informática. En 2002 empezó a desarrollar su primera obra, Malla Electrocinética I, la cual presentó en 2004, tras dos años de investigación. Desde entonces, sus esculturas móviles han integrado colecciones de prestigio, entre ellas la del Museo de Bellas Artes de Houston (EEUU), la del Museo del Barrio de Nueva York (EEUU) y la del Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Argentina). Desde el 2008 vive y trabaja en París, Francia.

Las cuentas en Instagram del artista (@eliascrespin) y de su estudio (@ateliercrespin) dan al público una amplia muestra del trabajo de este creador venezolano.

Información AVN