El ministro Villegas invitó a todos los amantes del arte a disfrutar de esta exposición que exhibe la imagen del Siervo de Dios FOTO PRENSA MPPC

CIUDAD MCY.- El ministro para la Cultura, Ernesto Villegas invitó al público en general a contemplar la exposición José Gregorio Hernández: 100 años de devoción que se realiza en homenaje al centenario del fallecimiento del “médico de los pobres” en los espacios de la Sala Alterna del Museo Arturo Michelena, ubicado en la parroquia La Pastora, Caracas.

La exposición está abierta de martes a domingo desde las 9:00 am hasta las 3:00 pm, informó el ministro a través de la red social Twitter.

En un video publicado en la red social, Villegas recordó que el doctor José Gregorio Hernández está en proceso de canonización por parte del Vaticano, en consonancia con el sentimiento popular del pueblo venezolano.

Esta exposición estuvo presente en el Museo de Bellas Artes de junio a septiembre de 2019. En ella se muestran más de 25 obras pertenecientes a la colección de la Fundación Museos Nacionales, así como tallas de madera de diferentes artista nacionales e internacionales, que dan cuenta de la vida y obra del “Siervo de Dios”, refiere nota de prensa del ministerio para la Cultura.

La selección y el montaje de las obras que conforman esta curaduría estuvieron a cargo de Robert Cárdenas, los textos de salas son autoría del investigador Abraham Fernández, quien aseguró que “100 años se dice muy fácil, pero en el viaje vital de un ser humano es muchísimo tiempo (…) la figura de José Gregorio Hernández en el subconsciente colectivo es tan fuerte y tan importante que no se perderá en el transcurso del tiempo”.

José Gregorio Hernández, nació el 26 de octubre de 1845 en Isnotú, estado Trujillo. En 1878 llegó a Caracas e inició estudios de bachillerato en el Colegio Villegas, uno de los centros más prestigiosos de la época.

Con 17 años fue admitido en la Universidad Central de Venezuela, en la carrera de Medicina, donde obtuvo el grado de médico en 1888.

Muere en Caracas, el 29 de junio de 1919, por una fractura de cráneo, como consecuencia del golpe que recibió luego de ser atropellado por un auto en la esquina de Amadores, muy cerca de donde está ubicado el Museo Arturo Michelena.

Muchos latinoamericanos lo consideran santo por su caridad, generosidad, rectitud y servicio a los pobres. Además, le atribuyen gran cantidad de curaciones. Recientemente El Vaticano aprobó el milagro realizado por el nacido en Isnotú, lo que abre camino a la beatificación del médico venezolano. En 1986 fue declarado “Venerable” por el canonizado Papa Juan Pablo Santo II. El episcopado venezolano asumió la causa como una prioridad.

AVN