El representante de la Usaid, Mark Green, admitió que fueron entregados más de 600 millones a la oposición venezolana para derrocar al presidente Maduro. FOTO ARCHIVO

>El Gobierno de Venezuela aseguró que el financiamiento se hizo con el pretexto de la “ayuda humanitaria”

CIUDAD MCY.- Bajo el pretexto de la “ayuda humanitaria” la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha suministrado desde 2017 a la oposición venezolana unos 467 millones de dólares, acción a la que se suma las medidas coercitivas unilaterales y económicas que el gobierno estadounidense ha impuesto a Venezuela para quebrantar el orden democrático de la nación caribeña.

La Usaid reseñó en su portal que, de esa cifra, 128 millones de dólares fueron entregados al autoproclamado Juan Guiadó para que desarrollará planes que permitieran “recuperar la economía venezolana”. Después de ello y, con el pretexto de restaurar la gobernabilidad democrática, el gobierno estadounidense hizo un desembolso por 52 millones de dólares.

Por otro lado, Mark Green, director de la referida agencia, dijo que con la finalidad de derrocar al gobierno del presidente Nicolás Maduro, su país entregó a la oposición venezolana unos 654 millones de dólares, de los cuales una fracción de ese dinero fue transferido en septiembre de 2019 a Julio Borges; Carlos Vecchio y Lilian Tintori.

De acuerdo a la información suministrada por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, los fondos monetarios que no fueron otorgados directamente a Guaidó, presuntamente, han sido destinados a organizaciones privadas a través de contratos, donaciones o acuerdos de cooperación.

Las sumas millonarias otorgadas generaron grandes controversias en el seno de la oposición venezolana, tal y como ocurrió el pasado mes de septiembre, cuando Humberto Calderón Berti, designado por Guaidó como embajador de Venezuela en Colombia, acusó al entorno del autoproclamado por irregularidades en el manejo de los fondos destinados a la ayuda humanitaria.

«Las autoridades colombianas me dieron la alerta y me mostraron documentos donde se hablaba de prostitutas, licor, mal manejo de recursos, doble facturación, facturación ficticia», afirmó en su momento Calderón Berti.

AVN