CIUDAD MCY.- El astronauta salvadoreño de la NASA, Frank Rubio, regresó a la Tierra tras romper un récord y marcar varios hitos importantes.

Rubio y aterrizó en el planeta junto a dos colegas rusos, los cosmonautas Sergey Prokopyev y Dmitri Petelin. Los 3 se lanzaron en paracaídas aterrizando en Kazajistán a bordo de la cápsula rusa Soyuz MS-23.

Frank superó el récord anterior de la estancia más larga en el espacio en la historia de Estados Unidos (355 días). Este lo estableció Mark Vande Hei de la NASA en 2022 y lo superó el salvadoreño con 371 días.

No obstante, el récord de más días en el espacio lo ostenta el ruso Valeri Polyakov, con 437 días entre 1994 y 1995.

Además, fue el primer viaje de Rubio tras entrar al cuerpo de astronautas de la NASA en 2017. También se convirtió en el primer astronauta de origen salvadoreño en viajar a órbita terrestre baja.

La misión estaba originalmente planificada para regresar a la Tierra en marzo. Sin embargo, la nave espacial Soyuz MS-22 en la que se lanzaron experimentó una fuga de refrigerante que provocó la extensión de su misión.

Ahora Rubio volará próximamente en un avión de la NASA hacia Houston para regresar a casa. Con 4 hijos, Rubio afirmó que de haber sabido desde un principio que la misión duraría tanto no la habría aceptado.

“Si hubiera sabido que tendría que perderme esos eventos tan importantes (de su familia), simplemente habría tenido que decir ‘gracias, pero no, gracias’”, declaró

Cooperación espacial

Según la NASA, Rubio y sus compañeros de tripulación viajaron cerca de 253,3 millones de kms, completando 5.963 órbitas de la Tierra.

La NASA estadounidense y la Roscosmos rusa mantienen una estrecha cooperación en las tareas de la Estación Espacial Internacional.

Los astronautas Rubio, Prokopyev y Petelin se lanzaron a bordo del vehículo Soyuz MS-22 el 21 de septiembre de 2022. La nave quedó acoplada al exterior de la estación mientras los astronautas comenzaron sus tareas en el laboratorio en órbita.

Las investigaciones conjuntas de Roscosmo y la NASA determinaron que a la nave probablemente la golpeó un objeto en órbita.

Los expertos consideraron que no era apta para devolver a los tripulantes a la Tierra. En ese sentido Roscosmos trabajó rápidamente para lanzar un vehículo de reemplazo, el Soyuz MS-23.

AGENCIAS